viernes, 8 de diciembre de 2017

Acumulador de orgonita casero. Un primer intento.

Después de ver en alguna red social inventos de este tipo me decidí a probar y ver cómo se puede construir un acumulador de orgón u orgonita casero, y comprobar si funciona. Les muestro cómo preparamos un par de ellos.

Los materiales clásicos para realizar este acumulador es un bote de conservas que se cubrirá de papel de aluminio, un cuarzo, limaduras metálicas, cera, un tubo de cobre, un estropajo metálico, y mucha imaginación. Veamos cómo hay que preparar el invento.

Se puede utilizar cualquier cuarzo pero yo utilicé un par de ellos que había comprado pues me parecieron especialmente bonitos. Las velas que se ven en la foto son de adorno, no fueron utilizadas para el relleno, no se equivoquen. Bien, vamos a rellenar los botes, la figura central son los cuarzos pero yo le añadí un par de muelles metálicos para mejorar la conductividad general del acumulador. Los tubos de cobre eran material de chatarra, la viruta metálica sobrante de un torno, hilos de cobre de un cable, y unas viejas velas.


En la foto vemos cómo se preparan las cosas. El cuarzo va en el centro del bote, se rellena con las virutas, el muelle ayuda a centrar las cosas; el tubo de cobre debe estar tocando la punta del cuarzo; añadí los hilos de cobre para mejorar un poco el compuesto, no sé si fue una equivocación.

Fundimos unas viejas velas en el hornillo y después vamos rellenado con la cera los botes hasta arriba, los estropajos irán en la parte superior y deberán quedar bien impregnados de cera para que quede todo como un bloque. ¿Por qué los estropajos? Ayudan a crear un buen campo magnético pues ya tienen una forma vagamente toroidal, la idea es mejorar el intercambio de energía entre el bote y el ambiente. Lijamos un poco los tubos de cobre para que luzcan bonitos pues los recogí de la chatarra.

Aquí tenemos el acumulador completado, hay que dejarlo durante horas en el suelo enfriando pues el bote se calienta bastante y la cera necesita tiempo para solidificarse.
Falta un último toque, que usted puede saltarse pero que a mí me pareció natural:

Utilizando una pila de petaca se despertará el acumulador para que comience la reacción; simplemente se toca y rodea con los polos de la pila el tubo de cobre, se nota que suelta chispitas al hacerlo, y se deja unos minutos. Al cabo de quince minutos notará  que la pila se calienta, no lo deje más de veinte minutos a no ser que intente hacer reventar la pila. ¡El invento funciona! Se puede forrar con paño o lana o algo similar cada bote para que resulte bonito a la vista y después debe colocarlo en la ventana, en la terraza, en el patio, el caso es que esté al aire libre, que vea cielo.

Una prueba sencilla para comprobar que nuestro acumulador y transformador de orgón está funcionando es utilizar una brújula, se deja esta sobre una mesa y se acerca uno tras otro de los botes, según la desviación de la aguja sabremos cómo anda de cargado nuestro pequeño invento y si necesita un ratito de pila de petaca.
Los muelles exteriores colocados sobre el tubo de cobre es una idea clásica de reforzar y proteger el invento para que dure un poco más y tenga mayor alcance.
La idea básica es que se produce un intercambio de energía, a través del tubo de cobre se extrae una energía digamos dañina para la vida del propio medio ambiente y que irá a parar al relleno de virutas y cera y a cambio se expulsa una energía sana al aire. Con despertar o reforzar el acumulador de vez en cuando no necesitará mayor cuidado, déjelo al aire libre y ya hará su trabajo. Si se decide a hacerlo siga mi consejo y hágalos a pares y coloquelos cerca uno del otro pero sin tocarse.
¿Cuál puede ser el alcance de semejante acumulador? Lo ignoro, pero desde que los he puesto en la ventana parece que las palomas ya no encuentran tan agradable nuestra calle.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Otra visita a la Isla de La Gomera, año 1988.

Escaneando fotos me encuentro otra visita a la Isla de La Gomera que realicé si mal no recuerdo en el verano de 1988, los que conozcáis la isla podréis notar algún cambio desde aquella fecha para acá.

En aquella ocasión el día era claro y luminoso y la travesía en barco resultó deliciosa, una vez en el autocar contratado la guía nos llevó a conocer un lugar donde conocer las tradiciones gomeras, en especial su artesanía. Doña Maruca nos mostró algunas cosas maravillosas que hacían las chicas de Hermigua y estas fotos son de recuerdo de aquel día recorriendo el Museo Etnográfico de La Gomera.
https://www.visitarcanarias.com/museo-etnografico-de-la-gomera

Después nos llevaron a comer a un estupendo local de Vallehermoso y a disfrutar de las vistas de la Isla de Tenerife y el Pico Teide.
https://www.visitarcanarias.com/lagomera.php

Después nos llevaron a conocer el Parque Nacional de Garajonay, una verdadera maravilla natural donde disfrutamos como niños grandes.

Pocos lugares habrá en el mundo tan impresionantes y tan llenos de vida. Hacía poco tiempo había sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y enseguida comprendimos el porqué.
https://www.visitarcanarias.com/parque_nacional_garajonay.php

Antes de regresar a San Sebastián para retornar a Tenerife disfrutamos con la visita a Los Roques, auténtica maravilla geológica.
Si podéis visitar esta isla fantástica no perdais el tiempo pensando, ir y conocerla, no os defraudará.
https://www.holaislascanarias.com/espacios-naturales/la-gomera/mirador-de-los-roques/