lunes, 13 de diciembre de 2010

Basavanna, un poeta extraordinario

Nueve mastines sueltos
en pos de una liebre,
los deseos del cuerpo
gritan:
¡Soltad!
     ¡Soltad!

¡Soltad! ¡Soltad!
gritan los deseos de la mente

¿Llegará hasta tí, mi corazón,
Oh señor de los ríos encontrados?

antes de que las perras del deseo
lo alcancen y lo atrapen?

Este pequeño poema o vacana es del místico hindú Basavanna, que vivió en el siglo XII; en unas pocas palabras describe el nivel espiritual tan elevado en que se encontraba al escribirlo. A los ocho miembros del yoga le añade uno más, la divinidad, y a los nueve los llama perros o perras cuando se hayan confundidos por las mil y una cosas del mundo que distraen y absorven de la presencia divina. Tan solo queda en su corazón un pueño hálito de esperanza de no perderse totalmente y completamente.  Practicó el yoga desde chaval y pronto fue consciente de cómo era su persona; se puso al servicio de un rey y llegó a ser una persona muy importante y admirada. Dirigente político intentó una especie de revolución en su país comenzando por abandonar el sistema de castas y cualquier otra forma de discriminación entre los seres humanos, así como dignificar por igual cualquier tipo de trabajo o labor de cualquier persona sin distinción; estos  fueron los pilares sobre los que edificó su nueva comunidad con la que buscó una manera accesible y práctica de vivir  con Dios y las personas entre sí. Fracasó. A su muerte su comunidad casi había desaparecido pero su prodigiosa manera de ver las cosas, especialmente al ser humano, perviven hasta nuestros días. Mahatma Gandhi se podría considerar un seguidor o admirador de su obra.
Para saber un poco más de tan interesante persona y gran alma consultar la web: basavanna