lunes, 14 de febrero de 2011

Excursión al Socellerón, León.

El domingo pasado unos doscientos montañeros acudimos a una excursión organizada por el Club de Montaña SLAC-Collado Jermoso al Pico Socellerón, de 1643m. en el lindero entre las tierras del Curueño y el Porma.
Llegamos al desvío hacia Arintero bajo una fina lluvia y bastante frío tras haber parado a tomar café en un bar de Nocedo de Curueño.

 Preparándonos para caminar dirección Arintero; los autocares nos dejaron donde Los Puentes del Villarín.


Al pasar por el desvío a La Braña comenzaba a nevar.

Apenas paramos unos minutos en Arintero para reagruparnos, pues comenzaba a nevar copiosamente.

Apenas pudimos unos minutos la Forqueta de Arintero antes de que las nubes la cubrieran.

Minutos después llegamos al Collado Gatena o de Tolibia de Arriba.

 Tomamos una pista a la derecha, que es el Camino de Rucayo, y que ya nos encaminaba directamente hacia el Pico Socellerón. Una pequeña pirámide de caliza.

La pista conduce al Collado de Valdemaría y a los pies del Socellerón. La nevada se iba haciendo cada vez más intensa.

Tras subir por una empinada pendiente llegamos a la cresta y cima del pico Socellerón, 1643m. Pero apenas se podía parar unos minutos, pues la nevada amenazaba en convertirse en ventisca de las buenas. La pena es que no pudimos ver la zona de Rucayo y el embalse del Porma y hacer alguna foto. Otra vez será.

Tuvimos que bajar más bien todo lo deprisa que pudimos, porque el piquillo se las trae con la pendiente que tiene y la poca nieve que ya acumulaba.
De nuevo a la pista y bajamos bastante rápidamente hacia Tolibia de Arriba.

Bajando a Tolibia de Arriba la nevada se convirtió en chubasco continuo. Algunos paramos a comer algo resguardados en la iglesia del pueblo. Después continuamos hasta Tolíbia de Abajo donde nos resguardamos del aguacero en un bar del pueblo. Charla, café, y chupito para entrar en calor y esperar la hora de volver a León.

Este es el plano de la ruta seguida para subir al Pico Socellerón y la bajada a Tolibia de Abajo.

Antes de marchar justo paró de llover al tiempo de poder hacer una foto del Pico Bodón, que tantas veces he subido.
Hasta otra excursión otro domingo cuando se pueda. ¡Qué tengamos más suerte con el tiempo!