lunes, 28 de febrero de 2011

De fin de semana por Gijón.


Con mi esposa Aurora realicé una pequeña escapada a Gijón para cambiar de aires. A pesar de que estaba bastante fresquito pudimos disfrutar del estupendo ambiente de la noche asturiana.

Alguno perdió algo más que la cabeza esa noche, pero no importa; había que pasarlo bien.

El domingo pudimos aprovechar para dar una vuelta por la ciudad y la playa.

Además de los incombustibles surferos nos encontramos otra cosa que nos llamó poderosamente la atención.

Una concentración contra el maltrato a los perros. Una manifestación pacífica para reclamar leyes o normas que protejan a los caninos contra tanta barbarie humana como hay en España.

Después nos quedamos paseando, visitando lugares conocidos y otros por descubrir, y despedirnos hasta la próxima oportunidad que tengamos para volver a Gijón.