viernes, 10 de junio de 2011

Un día más de vacaciones por Madrid


Esta mañana, dando un paseo después de desayunar, pasamos por la librería Altair, en la calle Gaztambide, donde también venden Camino de las luciérnagas, para saludar a sus dependientes y conocer mejor la librería, pues ya conocía de año la revista Altair. Y charlamos un rato de cómo van las cosas.

Después estuvimos callejando por esa parte de Madrid, bajando la calle Princesa, paramos a tomar un piscolabis en vinos y viandas, en la calle Juan Alvarez Mendizabal, y después a la plaza de España a hacernos fotos como dos guiris más.

Continuando el paseo pasamos junto a la estátua dedicada a Lope de Vega, muy cerca del Palacio de Ópera, y nos refugiamos en una terraza cercana del sol pijasoso que había hoy en la ciudad.

Paramos en una terraza, frente al palacio de Oriente, a tomar un vinín y coger fuerzas para seguir la marcha por la ciudad.


Paramos a comer en el Café de Oriente, frente al Palacio Real, y después nos fuimos a hacer compritas y pasear por la zona de la Plaza Mayor.

Inevitable, pasar por la Plaza Mayor y ponerse a hacer fotos es todo uno.

Y, de camino al hotel, unas casi últimas fotos de la Puerta de Sol. Donde siguen las concentraciones en la acampada.


Por la noche salimos a tomar un chato en las tabernas típicas como en Fatigas del querer, y cenar por la zona de la plaza de Santa Ana.