domingo, 21 de agosto de 2011

Extraño mensaje recibido

Alguien me dejó un mensaje extraño cuando estaba sentado en un bar. ¿Me podrían ayudar a descifrarlo?.
Tal vez tuviera un aspecto como así y me lo he perdido. Viajes en la ficción, a esto asemeja buena parte de la vida que hemos vivido y lo que estamos haciendo.
Un sin sentido, que decía mi abuela.
La realidad, me parece a mí, nos va a golpear duramente hasta que espabilemos y volvamos al buen Camino. Dejémosnos ya de crisis y palabrerías vanas. O nos ponemos todos a remar o el barco se hunde. Y no conozco a nadie que sea de corcho. De nada sirve llenarnos de noticias siderales o económicas si no entendemos las cosas más fundamentales. http://www.elpais.com/articulo/economia/crisis/bancaria/regresa/Europa/elpepieco/20110821elpepieco_1/Tes
Las cosas solo valen el valor que les damos. Si a Dios Bendito le ofreces una flor el mundo que habitas le has ofrecido. Si a Dios Bendito le ofreces una canción, una palabra, un silbido, el cosmos fantástico que tú eres le has entregado y el mensaje ha sido recibido.
Los que dicen que somos de barro animado e iluminado por Dios Bendito, los que dicen que somos unos monitos, a veces divertidos, que, casualmente, queremos comprender el Infinito, o simplemente verlo, no entendemos ni jota del juego divino; y a este Campo Sin Límites, que llamamos Universo Conocido, le echamos puyas y pegas
¡Por que no nos divertimos!
¡Menudos enredabailes estamos hechos! Lo que queremos son fuegos artificiales.
Una guerra mundial, un invasión alienígena, una crisis total y fractal. Un desvarío completo.
El caso es olvidar lo que somos, lo que seremos, de dónde hemos venido, ¡Y por qué estamos aquí en este momento!
Me voy a adoptar un perro, a ver si el animalín me entiende que ya estoy harto de tanto tontico.