domingo, 11 de septiembre de 2011

Franz Liszt y su tiempo, de Wolfgang Dömling

Para continuar con la conmemoración del 200 aniversario del nacimiento de Franz Liszt, que mejor que leer el estupendo libro que le dedicó el gran musicólogo Wolfgang Dömling, publicado en español por la editorial Alianza Música.
En él conocemos que F. Liszt fue el descubridor para las gentes de su tiempo del inmortal Juan Sebastian Bach, que estaba totalmente olvidado y que Liszt interpretó hasta sus últimos días tanto al piano como al órgano. No solo estaba considerado el mejor de los mejores al piano, si no que como organista también era un prodigio. Y también que fue el abanderado y defensor a ultranza de L.Van Beethoven, muy discutido en su juventud, y al que Liszt consideraba una especie mesias musical.
Se muestra su vida, tan agitada, y su obra músical, tan desconocida (unas 700 obras musicales) como intérprete, compositor, director de orquesta (muy conocida su manía de no usar baqueta para dirigir a los músicos) y traductor de grandes obras musicales al piano para que la gente pudiera interpretar a Beethoven, o Berlioz, su propia casa.



Fue muy amigo y defensor de R. Wagner y sus últimas palabras antes de morir fueron pedir un transporte para asistir a la representación del Parsifal wagneriano. No quería morirse sin volver a oir la obra que él mismo defendió en toda Europa, fue quien consiguió que se representara por primera vez, y quien logró un éxito extraordinario que llega hasta nuestros días.

Iva Zanicchi Nostalgias

Un estupendo  disco de una de las cantantes italianas que más me han gustado, hasta ahora, Iva Zanicchi, es Nostalgias.
Una colección de sus más grandes éxitos, hasta entonces, 1981, cantados en español.
Nostalgias, Imagínate, En Aranjuez con tu amor, La noche de mi amor, La orilla blanca la orilla negra, y unos cuantos más componen un lp estupendo para escuchar una mañana de domingo. Yo lo tengo así, un vinilo original del 81 que conserva un sonido estupendo.
Un vídeo con la canción La orilla blanca la orilla negra, para quienes nunca la hayan escuchado.

Bovedas de acero, de Isaac Asimov

Para estas noches veraniegas en que no se puede pegar ojo nada mejor que revisitar a los clásicos. Bóvedas de acero es una de las novelas más conocidas del gran Isaac Asimov.
Publicada como tal, y no por entregas, en 1954 es la que da comienzo a la saga de los robots. El protagonista es un robot R. Daniel Olivaw, un tipo pluscuamperfecto que ha de regirse por las Tres Leyes de la Robótica (en esta novela formuladas por primera vez) e ir mediando entre los medievalistas terrestres, con todos sus miedos ancestrales y prejuicios interiores, y los espacianos, que viven en planetas lejanos y cada vez mas desapegados de esta vieja humanidad. El conflicto se traduce en crímenes que R. Daniel Olivaw deberá resolver. En esta novela será con la inestimable ayuda del detective terrícola Elijah Baley y su encantadora esposa Jezabel.
Terrícolas que viven como topos en ciudades encapotadas bajo bóvedas de acero que les protegen del mundo en el habitan sin saber ya cómo progresar, y espacianos que han dejado el trabajo duro y el esfuerzo personal en manos de máquinas cada vez más perfectas; y ya no progresan en lo más mínimo.
Una estupenda crítica de la novela en este enlace:
http://tecnoculto.com/2010/08/12/bvedas-de-acero-por-isaac-asimov/
Es una de las novelas en las que se basaron para realizar la famosa película Yo robot