sábado, 25 de febrero de 2012

Campamento Regional de Montañismo Vegacervera 2001. Final.

El tercer día de campamento realizamos una estupenda excursión al Cueto Calvo recorriendo de paso toda la zona de Sáncenas.

Después de desayunar convenientemente dejamos el camping y marchamos por la carretera para atravesar las Hoces de Vegacervera y tomar la carretera de montaña que sube a Tabanedo y Rodillazo.



Continuamos subiendo por la senda hasta el Collado Santiago y de éste al Collado de los Tres Mojones. Había moscas a puñados que nos abrasaron literalmente a picotazos y la vegetación estaba altísima pero conseguimos llegar al collado.
En la primera foto tenemos al fondo el pico Polvoreda y en la segunda vemos el Valle de Rodillazo por el habíamos subido; y al fondo el Pico Machacao.

Continuamos la subida hacia el Pico Bucioso (1.961 m.) buscando senderines de las vacas para poder llegar a lo alto. Al fondo vemos el Valle del Marqués por el que habíamos caminado el sábado el día anterior.

Vacas y moscas, moscas y vacas, para llegar al Bucioso. Pero teníamos a la vista el Cueto Calvo objetivo del día.

Al fin en la cima del Pico Bucioso (1.961 m.) con el Pico Polvoreda a nuestras espaldas.

Del Bucioso bajamos a la zona carstica hasta la Peña del Sumidero y después recorrer la zona de Sáncenas.

Asomando al Valle de Valverdín desde la Peña del Sumidero (1.819 m.) la vista se nos marcha hasta el Braña Caballo y el Macizo de Peña Ubiña. En primer plano vemos Pedrosa, y tras él, Valverdín.

Y al otro lado tenemos Valverde y el Pico Bodón ante nuestros ojos.

Ahora nos acercamos para subir la preciosa Peña del Mediodía (1.912 m.), balcón privilegiado justo encima de Genicera.

Ya estábamos a tiro del Cueto Calvo donde haríamos parada y fonda después del largo paseo.

Cima del Cueto Calvo (1.921 m.) teniendo al Machacao justo enfrente.
Hicimos una buena parada para comer y reponer fuerzas disfrutando del paisaje aquella mañana veraniega y calurosa.

Para el regreso bajamos directamente a Rodillazo (al fondo a la derecha) teniendo de frente al Polvoreda como referencia.


En este plano tenéis la subida al Pico Bucioso y al Cueto Calvo por si os interesa hacer esta excursión. La zona cárstica de Sáncenas es realmente interesante y con algo de nieve siempre resulta espectacular.

Al llegar a Felmín paramos en la sidrería para rehidratarnos convenientemente antes de volver a Vegacervera y tirarnos al rio de cabeza. Hizo bastante calor aquel día.

Habia que recuperar fuerzas después de las tres marchitas de nada que habíamos hecho en días sucesivos y elegimos el Mesón del Molino de Vegacervera para cenar. Por entonces lo llevaba un cocinero vasco que nos preparó unos chuletones inenarrables.
Eran las 12 de la noche y seguíamos comiendo carne, carne, carne; aquel buey debía tener proporciones míticas pues jamas vi chuletones semejantes.

Había que bajar como fuera toda esa carnaza que nos habíamos metido entre pecho y espalda.
Asi que nos fuimos a las fiestas de Cármenes; y entre bailoteos, cubatas, el toro mecánico, y otras bachatas, cuando amanecía volviamos tranquilos y contentos de vuelta a Vegacervera.


Aún nos quedaba un último día de actividades que consistió en hacer escalada en las Hoces de Vegacervera pero me quedé sin fotos y sin fuerzas. Un estupendo Campamento de Montaña; no es por nada.