miércoles, 30 de mayo de 2012

Marcha Regional Montañismo de Castilla y León 2004

En abril de 2004 la Delegación Leonesa organizó un año mas la Marcha Regional de Montañismo de Castilla y León por encargo de la Federación Regional. Y estas son unas cuantas fotos de recuerdo.

Los que salen a menudo al monte saben bien que subes la montaña si ella te deja. Después de meses de preparativo de la Marcha Regional, de jugarnos el tipo marcando y reconociendo el recorrido elegido, llega el día del evento, 14 autocares llenos de gente de toda la comunidad, ¡Y tenemos un fuerte temporal encima!

Consultando entre nosotros y con los miembros del equipo de rescate del GREIM de la Guardia Civil que nos acompañaban decidimos cambiar el recorrido atravesando por el Pico Penouta y hacer una ruta suave de pueblo en pueblo. Era mucho riesgo subir con cientos de personas con la visibilidad tan baja y lo que estaba cayendo.

Así que de Riolago de Babia marchamos por un camino hacia Villasecino.
Atraviesa por la zona de Fornas y baja por el arroyo de Villasecino. Llovía intensamente pero la gente tenía ganas de caminar.

La primera parada fue al llegar a la ermita de la Virgen de Lazao, ya cercana al pueblo.

Y después continuamos por la pista forestal hasta Villasecino.

Continuamos por la carretera hasta Truébano, donde paramos a tomar café y dejar escurrir un poco los chubasqueros.

Una vez reagrupado el personal en Truébano abandonamos la carretera por seguir la marcha por un sendero que nos llevaría a Sena de Luna.

Subimos por los Fontanales hacia el collado de La Cuesta del Sol (en la foto) y pasar hacia Rabanal de Luna.

Desde la Cuesta del Sol veíamos abajo, en la carretera, Villafeliz de Babia, el primer pueblo de la comarca babiana.


Y rodeando por Las Artosas nos acercamos a Rabanal de Luna. El día comenzaba a mejorar y a ratos paraba de llover.

El sendero pasa junto a la iglesia de San Salvador de Rabanal de Luna. Otra paradita y continuamos por el monte; el camino te conduce a El Casar.
Hay que tener cuidado de no tomar el sendero que sube a la braña de Rabanal si no que hay que seguir de frente para ir hacia el camping.

Y sobre las dos y pico de la tarde llegábamos al merendero y camping de Sena de Luna.
Ya teníamos a la vista el pueblo, es un kilómetro por carretera, y nos fuimos todos para allá.
Una pena de marcha pues comenzamos con temporal y a media tarde salía el sol contra todo pronóstico meteorológico.
No obstante, muchos participantes marcharon contentos por la experiencia de caminar por esta zona de la Montaña Leonesa.

Marcado en azul tenéis el recorrido entre Riolago y Sena de Luna, una bonita marcha de senderismo para pasar la mañana caminando por Babia y Luna.

Pico Penouta, Babia, León.

Uno de los picos que mas satisfacciones suele dar a los montañeros es el Pico Penouta, de 2.108 metros de altitud; situado entre las comarcas de Babia y Luna, en la Montaña Central Leonesa, Sierra de Villabandín. Una pirámide elevada sobre restos de arcaicos glaciares que han dado lugar a pequeñas lagunas que aún se conservan en su entorno.
Unas pocas diapositivas para ilustrar su subida desde Riolago de Babia.

En abril del 2004, en compañía de Buzzi y Eulogio "el tigre", fuí a reconocer la subida al Penouta como preparación de la Marcha Regional de Montañismo de la Federación de Castilla y León que haríamos ese año.
Teníamos la idea de subir a la gente al Penouta desde Riolago y bajar después a Sena de Luna.
En esta foto nos muestra el aspecto que tenía la Braña de Riolago aquella mañana.

Íbamos pasando el Bujeco siguiendo el Camino de las Brañas. El que conduce al Collado Machadones.

Y al fin llegamos al Valle de Bustagil. Aquí las cosas ya se ponían serias. La nieve casi llegaba a la rodilla y arriba se estaba cerrando. No veíamos el Alto de la Cañada.

Aquí pasando por Peñeiro camino del lago Bustagil

Dejamos el lago Bustagil a la derecha y nos fuimos a buscar el Collado Bizarreras para subir de ahí a la cumbre. Pero teníamos la nube encima.

Del collado intentamos subir a la cumbre pero la ventisca nos tiró abajo. No había manera. Nos envolvió por completo y hubo momentos que no veíamos a dos metros. Conseguimos regresar al collado Bizarreras.

Fuimos cresteando por Las Bizarreras y buscando una bajada a sitios menos inclementes. Pero ni el GPS nos servía de gran ayuda envueltos como estábamos por la ventisca. Aquí se impone la veteranía del montañero.

Cuando de nada sirven ya los aparatos, GPS, móvil, etc, ni nada por el estilo, funciona la veteranía y la experiencia. Seguimos cresteando hasta el Collado de Paredina e incluso subimos el Pico de Salgadina. Siempre caminando hacia el sur que marca la brújula y encontramos un modo de bajar por el Collado del Porral hacia la casa del puerto.


Fue llegar y parar la ventisca. Incluso levantó la nube. Veíamos ahora las montañas por donde habíamos pasado un rato antes totalmente cegados.
Nos quedaba la bajada por el Machadón hasta Villasecino y vuelta por la carretera a Riolago de Babia donde habíamos dejado el coche.
Marchamos para León pensando por dónde meteríamos a cientos de montañeros de Castilla y León si a la semana siguiente no teníamos mejor tiempo.
En este plano tenéis la ruta que seguimos, por la fuerza, en aquella ocasión. Sin nieve y ventisca puede resultaros una excursión muy interesante.

Para que no penséis que el Penouta es un pico difícil o peligroso pongo también unas diapos de la primera vez que lo subí. Allá por el año 96. Con el club SLAC-Collado Jermoso.

Esta es la vista que tienes, pasando ya por encima del lago Bustagil, hacia el pico. Toda la sierra de Villabandín con el Alto de la Cañada al fondo.

Parezco un anuncio de la RENFE de entonces pero soy yo a punto de hacer cumbre en el Penouta. No tenía para gorotex ni cosa similar por entonces. Y el resto del grupo se equivocó de cima y marcharon a subir la que está sobre mi hombro derecho. ¡Cuántos cursos de orientación en la montaña habremos hecho y nos seguimos equivocando!

Y esta es la vista desde la cima del Penouta (2.108 m.) mirando a Babia.
Todo el cordal de Peña Ubiña al fondo. La pequeña, la grande, los Fontanes, el Prau. el Colines, los picos del Huerto el diablo, etc. Tuve suerte ese día con el tiempo.
Y era primavera.
Por entonces nevaba a base de bien en estas montañas.