lunes, 18 de junio de 2012

El mundo de Roche, de Robert L. Forward

Aún me quedan unos días de vacaciones y marcho a Bilbao para continuar conociendo el Camino del Norte.
Siempre que puedo, me gusta llevar en la mochila una novela para leer en el tren y los ratos en que no me apetece escribir o hacer otra cosa.
En este caso me llevo en la mochila El mundo de Roche, del estupendo escritor estadounidense Robert L. Forward. La primera edición data de 1990 pero seguro seguirá siendo su argumento bastante válido  y digerible al ser de un escritor tan bueno y del cual ya he leído varias obras.
Para conocer su argumento podéis pinchar en el siguiente enlace: http://www.ciencia-ficcion.com/opinion/op00847.htm
Robert L. Forward falleció en 2002.
Era físico y escribía muchos ensayos científicos sobre la naturaleza, el universo, las partículas elementales, los agujeros negros, y cosas de esas.
En sus ratos de inspiración fantástica escribía también estupendas novelas de ciencia ficción. Era uno de los mejores expertos mundiales en gravitación y antimateria. Finalmente se dedicó a escribir obras fenomenales.
Su primera novela Huevo del dragón fue un éxito mundial y le animó a seguir escribiendo.
En este enlace podéis conocer todas las obras de Roberto Lullio Forward. http://www.fantasticfiction.co.uk/f/robert-l-forward/

Unos días de Vacaciones en Asturias

Estuvimos unos agradables días de vacaciones en Asturias y estas son algunas fotos de recuerdo.
Nos quedamos en Luanco y desde allí hacíamos excursiones por los alrededores.

Uno de los sitios que mas nos gustó, y que no conocíamos, fue el Centro Niemeyer de Avilés. Pena de las fuertes rachas de viento que anunciaban tormenta y nos fastidiaron un poquito la visita.

Cuando descargó la tormenta ya estábamos por el centro de Avilés y aprovechamos el famous wine festival para probar el vino de algún famoso actor.
Después quedó una tarde estupenda y aprovechamos para dar unas vueltas por la ciudad.

Otra visita que nos dejó grato recuerdo fue a la capital, Oviedo.

Como es una ciudad que ya conocemos nos dedicamos a callejear y divertirnos un poco.

Después de comer el tiempo volvió a estropearse y se puso a llover, así que abandonamos Oviedo y marchamos para Gijón a pasar la tarde.

Pero sobre todo nos dedicamos a pasear y descansar en Luanco que es una villa preciosa.

No podíamos dejar de visitar el Museo Marítimo de Asturias donde tenían una exposición especial dedicada al buque Titanic. Me encantó.

Tal vez el año próximo podamos disfrutar de otros días mas visitando Asturias. Lo pasamos muy bien.