jueves, 12 de julio de 2012

Visita a la Semana Negra, Gijón.

Ayer pude acercarme a Gijón y pasar la tarde en las instalaciones de la Semana Negra.
Al bajar del tren vino a recibirme mi hermano Xavi y nos fuimos a darnos una vuelta por la villa.
Comimos, estupendamente por cierto, en el restaurante Tierra Astur y a los postres ya vinieron a buscarnos las peques.


Y nos vamos a visitar la Semana Negra. Lo primero ir a comprar libros y comics. Había que hacer provisión para todo el verano. Me traje en la mochila cuatro estupendos libros que ya comentaré otro día.

Y ya bien aprovisionados nos vamos a la carpa de encuentros.
Se presentaba en esos momentos Sospechosos habituales: tras la pista de la nueva novela negra española. No había un asiento libre.

Aprovechamos para tomar un refresco mientras escuchábamos la interesantísima charla que mantenían los escritores.

Paco, como siempre, al pie del cañón y atento a que todo funcionara como un preciso mecanismo de relojería.

Y al fin llegó el plato fuerte del día, y a quien yo quería escuchar: Ana María Matute.  No cabía una persona mas en la carpa para oírla relatar sus ideas y experiencias.

Aún teníamos tiempo para escuchar unos minutos a Joaquín Lloréns hablando de su libro Política criminal. En el espacio AQ.

Las peques querían divertirse un poco y dejamos atrás a los escritores. Mi hermano paró un momento a saludar al gran escalador asturiano Nacho Orviz y nos estuvo comentando cosas de su última gran escalada en el Himalaya.

 Pero tuvimos que dejar a Nacho, que estaba currando, e internarnos en las procelosas aguas de la feria y sus atracciones. Las peques tienen que gastarse la propi.

¡Estamos en la Semana Negra!  ¡¡uh,!!

Y por allí pasamos la tarde disfrutando de lo lindo hasta que me llegó la hora tomar el tren de regreso a casa.
Tal vez el domingo vuelva para despedir adecuadamente la Semana Negra y sus 25 años de existencia.