lunes, 30 de julio de 2012

La guerra y la economía. La economia de la paz.

Ya hace siglos sabemos todos, me parece a mí, que la guerra militar, terrorista, de espías, fría, caliente, etc. es la continuación de la guerra económica que constante y continuamente se produce entre los poderosos de nuestro mundo.
En el estado actual de las cosas, hay una gran superpotencia, EEUU, que con menos del 5% de la población mundial, se apropia y consume mas del 50% de la riqueza mundial. Algún otro estado poderoso, China en nuestros días, compite con ella para llevarse la mayor porción posible del pastel.
Y al resto de los países les queda las migajas, un 15%, de esa riqueza inmensa que a diario producimos.
http://blogs.publico.es/otrasmiradas/139/%C2%BFeconomia-de-guerra-o-de-paz/
De ahí que los estados mas poderosos procuren tener los ejércitos mas grandes y temibles y obliguen a los países medianos, pequeños, y pobres a mantener inútiles ejércitos con sus cuantiosos gastos añadidos.
Ejércitos que solo sirven para reprimir a sus ciudadanos cuando intentan cambiar este orden de cosas. Las pasadas revueltas en los países árabes son un claro ejemplo. Cuando la gente intenta echar al déspota de turno o al grupito de poderosos que les oprimen y mantienen en la pobreza su primer problema será lidiar con la gente militar.
El ejemplo mas claro lo tenemos hoy día en Siria y los millares de muertos que ya se han producido por algo tan sencillo como decirle a su sátrapa que ya no era querido y que se fuera del país.

Las guerras, los ejércitos, son los mecanismos que utilizan los ricachones y los poderosos para mantener a los pueblos sumisos y en la indigencia. Esto ya era mas que sabido en los tiempos del Imperio Chino, Romano, Azteca, el que prefieran tomar como ejemplo.
Y la situación lejos de mejorar ha empeorado. La incipiente democracia que comenzó a extenderse por todo el mundo a finales del siglo XX está siendo derrotada, al menos de momento, por los poderes económicos y factuales de los ricachones.
No nos llamemos a engaño. Poderoso caballero es don dinero. Y la gente esta siendo derrotada por sus armas poderosas. La crisis en los países mediterraneos, Irlanda, Islandia, los países del este de Europa, es un clarísimo ejemplo.
La democracia retrocede, los derechos humanos esenciales, que incluso han sido grabados en las constituciones nacionales, son recortados o directamente eliminados; dejando a las constituciones en simple papel mojado. Inservibles.
Y la gente empobrecida.
Es una guerra económica. Entre ricos (unos poquitos) y pobres ( los otros 7.000 millones de infelices que en este mundo habitamos) Así de simple.
En cuanto la gente se agita un poco y reclama cambios simples y elementales para mejorar y ampliar el funcionamiento democrático de sus sociedades, ejemplo el 15-M en España, rápidamente se amenaza y se ejerce una desmesurada represión policial y si pareciera poco se empieza agitar el fantasma de la intervención militar. Un golpe de estado y cosas de ese tipo; empiezan a los bulos a correr rápidamente de aquí para allá.
No resulta difícil imaginar de dónde parten esas exigencias de ley y orden y los bulos sobre golpes militares: pues de aquellos que temen perder sus capitales y propiedades.
Y comienza la fuga de capitales y el chantaje constante al gobierno de turno.

¿Cómo se podría alterar este orden de cosas?
Se me ocurren dos pasos a dar.
El primero es presionar a todas las instancias políticas para cambiar de un modo radical y efectivo el modo de gobierno de nuestras sociedades hacia un modo de relación mucho mas democrático y efectivo. Desde las mas altas instancias hasta el municipio mas sencillo la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones de todo ha de ser muchísimo mayor y auténtica. Si gobiernan nuestros caudales debemos tener mas capacidad de decidir en que se emplea el dinero de nuestros impuestos y las rentas de nuestras pensiones.
El segundo sería abocar de manera irrenunciable e inconfundible nuestros medios de producción hacia una economía de la paz. Minimizando y evitando en todo lo posible los gastos militares hasta su completa extinción a la mayor brevedad posible.

Poca gente sabe que cuando el verano pasado el Estado Griego estaba a punto de declararse en quiebra total y absoluta (debido a una terrible deuda de mas de 200.000 millones de euros) rápidamente los bancos alemanes encontraron la manera de refinanciar esa deuda y que los griegos sigan pagando (¡lo que les ha caído a los pobres griegos!)
¿Y cómo es que los griegos debían tal cantidad de dinero a los alemanes se preguntaran ustedes? Pues muy sencillo: tenían que pagar un montón de barcos, aviones, y tanques, que previamente les habían obligado a comprar.
Y ahora, los griegos, cuando tengan hambre, que vayan a chupar la punta de sus cañones o salir de pesca con los acorazados.
Y todo es de un modo similar en este planeta.
Encaminar la economía de una sociedad, de una nación, estado, lo que sea, hacia la paz será la decisión mas provechosa jamás tomada.
Nada mas enriquecedor que la paz.
Y a todos los niveles que queramos examinar.
Eso sí, tiene un pequeño defecto; la economía de la paz enriquece por igual a toda la sociedad y no solo a unos poquitos acaparadores.
Ustedes mismos.

El ciclo del agua y su influencia en el calentamiento global

Hoy me gustaría llamaros la atención sobre la influencia del ciclo del agua en el calentamiento global del planeta; algo que en estos momentos parece imparable.
¿Porqué se producen esas intensas sequías en los rincones mas insospechados del planeta y son seguidas por lluvias torrenciales?
Para entenderlo es necesario conocer el Ciclo del agua en nuestro mundo.
El 95% del agua se encuentra en los océanos y el 5% restante se reparte entre los hielos (Antártica, Groenlandia, el casquete polar norte, y glaciares) y los lagos y embalses que hay por todas partes. Queda una cantidad, mucho menos del 1%, que estará suspendida en la atmósfera.
http://www.ciclohidrologico.com/cambios_temporales_y_efectos_climticos
Si la superficie del planeta se sigue calentando ¿qué puede ocurrir en los próximos años?


Pues que el ciclo del agua se acelera y muchos de sus efectos serán completamente imprevisibles.
Más y más agua dulce, procedente de los polos y los glaciares, van a parar al mar y las lluvias torrenciales aumentan tremendamente en las zonas tropicales. En las zonas subtropicales y mediterráneas las sequías se producirán constantemente.


Y el nivel del mar irá subiendo y subiendo. Al principio de manera imperceptible (es lo que ocurre ahora) y después será de manera incontenible.
http://radio.rpp.com.pe/cuidaelagua/se-acelera-el-ciclo-del-agua-por-el-calentamiento-global/
Y, lo peor de todo, el calentamiento global afecta en mayor manera a los países mas pobres y a la gente mas desfavorecida. África especialmente.
Millones de personas ya están padeciendo sus terribles efectos y las hambrunas catastróficas vuelven a aparecer en este mundo.
http://www.inspiraction.org/cambio-climatico/calentamiento-global
¿Se podría hacer algo para ralentizarlo o evitarlo de forma efectiva?
Lo único que, según nos dicen los expertos, es dejar de emitir calor a la atmósfera. Identificar de que modo y manera calentamos el aire y reducir esas fuentes caloríficas al mínimo posible cuanto antes.
http://science.nasa.gov/earth-science/oceanography/ocean-earth-system/ocean-water-cycle/
Si no lo conseguimos, y además rápidamente, las consecuencias son previsiblemente catastróficas para toda la especie humana.

Nosotros mismos somos el problema y la solución pues la población humana sigue creciendo y sus necesidades de agua potable multiplicándose.