miércoles, 12 de septiembre de 2012

La Senda del Cares. Picos de Europa.

Para los que ya hayan recorrido en alguna ocasión la Garganta del Cares pero quieran regresar de nuevo les presento un recorrido precioso y que seguro les agradará. Es una excursión que necesita autocar.
Comenzaremos por subir a Camarmeña tras abandonar los autocares en Puente Poncebos.
Es un empinado sendero que merece la pena subir, pero duro, por lo cual esta variante tan solo es aconsejable para montañeros experimentados.

En las afueras de San Pedro de Camarmeña hay un precioso mirador, el Mirador del Naranjo, desde donde se puede observar estupendamente la Canal del Tejo, por donde se sube a pie hasta Bulnes.

Después de contemplar un buen rato Bulnes y el Pico Urriello en lo alto continuamos camino por un senderín que atraviesa la Canal de Pando hasta unirnos con los que están subiendo a Las Colladinas.

Dejando atrás Las Colladinas y la parte asturiana de la Garganta nos vamos hacia la parte mas angosta. La leonesa. Pero vamos con calma y disfrutando del paisaje.

Hay una tercera ruta de comienzo, saliendo de Puente Poncebos y caminando a la orilla del río Cares, para quien no quiera pasar Las Colladinas ni subir a Camarmeña.
Pero vamos a dejar Asturias y entremos en el Valle de Valdeón.

Llegamos a las Huertas de Sulatramvía, la parte más angosta de la Garganta del Cares.

Es la zona mas cerrada de la Garganta del Cares. Se camina por túneles, hay que cruzar por puentes sobre el río, 100 metros mas abajo, hasta que llegamos a las inmediaciones de Caín. El primer pueblo leonés.

Después del paseo es conveniente parar a comer en Caín, donde hay estupendos restaurantes. La carne de chivo y de caza la preparan muy bien. Para el que haya temblado un poco pasando la garganta que se pida una tila en cualquier bar. De este pueblo sale casi toda la tila de España.

De Caín nos queda una buena subida hasta Posada de Valdeón.
Evitaremos la carretera siempre que podamos siguiendo los antiguos caminos de los cainejos.

Nuestro primer objetivo es la Ermita de Corona y disfrutar de este idílico rincón leonés.

Después de subir al Mirador del Tombo de La Pandiella tomaremos el Camino del Bustio, dejando Cordiñanes y la carretera en la otra orilla del río.

Solo nos queda disfrutar de estos últimos kilómetros (en total serán unos 24) haciendo fotos si el tiempo lo permite.

Posada de Valdeón será nuestro lugar de recogida por los autocares.
Disfrutaremos primero de la villa dando un paseo por sus rincones y tomando algo de bebida hidratante. El desnivel superado es de unos 800 metros y se notará en las piernas.


Durante muchos años mi club, el SLAC-Collado Jermoso, estuvo haciendo la Senda del Cares año tras año y llegamos a la conclusión de que es mucho mejor y más interesante hacer el recorrido cuesta arriba. En este plano tenéis bien marcada la Senda del Cares tal y como nosotros lo hacíamos. En este caso se convierte en una maravillosa excursión de montaña.

Estos son unos consejos e indicaciones para realizar la Senda del Cares y disfrutar de los Picos de Europa en todo su esplendor.

Garganta del Cares. Picos de Europa. Senda del Cares.

Repasando diapositivas voy a poner un par de entradas a la conocida ruta de la Senda del Cares.
En esta primera entrada vamos a comenzar en Posada de Valdeón y bajaremos hacia Puente Poncebos.

Tomaremos el Camino del Bustio, para evitar la carretera a Cordiñanes, y bajar plácidamente hacia el Mirador del Tombo.

El camino discurre a tramos a la sombra de los árboles.

Del Tombo bajamos a conocer el Chorco de los lobos. Lugar que empleaban en las batidas para cazar lobos en el Valle de Valdeón hace muchísimos años.

Volvemos a dejar la carretera a la izquierda para acercarnos a conocer la Ermita de Corona; donde la tradición indica que coronaron rey a Don Pelayo los cántabros de aquellos días.

Tras pasar por La Peguera volvemos de nuevo a la carretera para continuar hacia Caín.

Una parada en Caín es siempre muy recomendable. Nos espera La Garganta Divina. Hay que coger fuerzas.

Dejamos Caín por el Puente Los Pinteros para dirigirnos a la presa de entrada en la Garganta. Cuidado con los guardianes de las casas. No están deshabitadas.

Una vez en la Garganta del Cares iremos de asombro en asombro. Este era el estado del Puente Casiellas por donde teníamos que cruzar para subir a la Canal de Dobresengros. Ahora ya hay un puente nuevo y menos arriesgado de cruzar.



Cruzaremos la zona mas angosta de la Garganta del Cares por túneles y puentes sobre el río.

Una vez entramos en la parte asturiana de la Garganta nos queda subir las cuestas de Las Colladinas para después bajar a Puente Poncebos.

En Puente Poncebos estarán esperándonos los autocares para volver a casa después de disfrutar de un precioso día recorriendo la Garganta del Cares.

Para los amantes de las experiencias fuertes recomiendo pasar la Garganta del Cares de noche. Es algo que recordaran mucho tiempo; buscar una noche de luna llena y que tengan suerte con el tiempo y esté despejado.

 El 24, 25, y 26 de septiembre se celebrara la XXX Semana Leonesa de Montañismo en el Salón de Actos de Caja España.
30 años; que se dice pronto.

Este es el programa de actividades.
Contará esta semana del montanismo en León con las intervenciones y presentaciones de Isidoro Rodriguez Cubillas sobre el refugio de Collado Jermoso, en Valdeón. La de Vicente "Tente" Lagunilla Alonso presentando el pico Paldor; y Anselmo Vidal García sobre la diagonal de la cara norte del Curavacas.

Un año más tenemos la oportunidad de reunirnos y charlar con grandes montañeros de sus experiencias en alta montaña.
Os esperamos.