viernes, 2 de noviembre de 2012

La primera ascensión conocida. Monte Hermón.

   Como llevo una temporada subiendo al blog fotos de excursiones por la montaña y subidas a picos por muchos lugares, algo me hizo pensar en cual fue la primera ascensión a un monte de la cual tengo noticia. Pues supongo que de niño, cuando nos daban el catecismo, hoy hablar de la subida al Monte Hermón.
http://en.wikipedia.org/wiki/Mount_Hermon

Según cuenta el evangelio de Lucas Jesús de Nazaret se llevó un día a tres amigos a subir el Monte Hermón, una gran montaña al norte del actual Israel y frontera con Siria. Tiene unos 2.814 metros de altitud y es la más alta de esa zona de Oriente Próximo. Hoy día es un monte pelado y esta vetada su subida por razones militares.
Hace casi 2.000 años debía mostrar un aspecto muy diferente y, sobre todo, verde.
Era el equivalente al Monte Olimpo de aquellos pueblos y tierras. Y Jesús, según nos cuentan, se lleva a tres amigos y les conduce hasta la cumbre. Allí se quedan dormidos, agotados por la subida, y sueñan o tienen una visión de Jesús Transfigurado conversando con un par de presencias luminosas.
http://es.wikipedia.org/wiki/Transfiguraci%C3%B3n_de_Jes%C3%BAs

Hoy día no es posible subir esa montaña por razones de todos conocidas, pero me sigue asombrando, a mis casi 40 años de montañero, que a alguien, hace casi dos mil años se le ocurriera subir una montaña semejante.
Sus compañeros de ascensión apenas comprendieron algo de lo que vieron ni el sentido del esfuerzo que les requirió. Siguieron rodando como pedruscos cuesta abajo, boqueando como pececitos en el mar. Y hoy día es mucho peor. Allí cerquita se están matando a bombazos por un quitate que pongo yo.
El primer montañero conocido, todo luz y todo amor.
No sé porqué bajó, a qué son. ¿Mereció la pena? El sabrá.

De todos modos, gracias; gracias por la afición al montañismo, el amor a la naturaleza, a toda suerte de seres vivos, oscuros y luminosos. Gracias por indicarnos la dirección, el sentido, y la capacidad de sacrificio para conseguir un objetivo pese a quien pese.
Gracias por la paz y por la paciencia.
Algún día me gustaría subir ese pico con unos amigos. Si nos dejaran.