jueves, 8 de noviembre de 2012

Blanco y negro, viejas fotos.

Ayer descubrí unos negativos de los que ya no tenía ni recuerdo. Las últimas fotos que hice en blanco y negro, allá por finales de septiembre de 2001.
Aprovechando una visita familiar a Gijón aproveché para hacer alguna foto de la playa.
La fotografía en blanco y negro tiene un sabor como a antíguo que da un tono especial a las tomas.
La rivera del Bernesga o un viejo carro de madera, al ver las imágenes en blanco y negro parecen ser fotos de gran antiguedad, aunque apenas tienen poco mas de diez años.
Por entonces ya casi nadie utilizaba los carretes en blanco y negro al haberse abaratado el color. Pero tenía un encanto especial para el aficionado a la fotografía.