lunes, 19 de noviembre de 2012

Peña Corada, desde Robledo de la Guzpeña.

Peña Corada, a pesar de no tener mucha altitud, es una montaña muy conocida y que se puede ver y subir desde muchos lugares al estar aislada.
En esta ocasión la subida la hicimos desde Robledo de la Guzpeña. En este caso se pueden seguir dos rutas: una ruta larga, saliendo hacia el oeste, hasta Corrales de la Peña y subir por la senda de la Fuente de los Pastores y derecho a la cima; o por la ruta corta y directa, hacia Monterrejo, el monte que hay a su derecha, y del collado entre cumbres subir a la cima.

En todo caso, una vez en la cima merece la pena disfrutar de las vistas que Peña Corada (1.832 m.) nos ofrece. Al estar un poco separada de la Cordillera Cantábrica es un mirador inigualable de toda la Montaña Oriental Leonesa. El Espigüete y Peña Prieta, Picos de Europa, Los Mampodres, etc, todo está a la vista con buen tiempo.
El día de esta excursión había un incendio en el Valle de Reyero y el humo llegaba hasta nosotros.

Continuamos la excursión cresteando todo el Macizo de Peña Corada hacia el oeste, marchando hacia Cuatro Vientos y el Pico Corbero.

Primero hay que bajar al Collado de Redimora y después al Collado de los Ratones. Un poco más adelante ya se toma la pista forestal de la Mata de Monteagudo para bajar directamente a Cistierna por un precioso pinar.
Esta fue una excursión que realicé, hace unos años, con el club deportivo Peña Corada, de León.

Este es un plano de Peña Corada y su zona. Robledo de la Guzpeña queda a la derecha, fuera de plano.