jueves, 14 de febrero de 2013

Entierro de la sardina en la Plaza del Grano. León.

   Ayer estuvimos de entierro, de entierro de la sardina, en la Plaza del Grano. Una instantánea de la pobrina segundos antes de la redujeran a cenizas los infames pecadores y tragaldabas que la observaban.



Ardió, ardió y en se cenizas quedó la vieja sardina mientras la gente bailaba a los sones de "clavelitos", y otros éxitos modernos y desbocados.

Tras una breve degustación de sardinas recién asadas el cortejo fúnebre continuó su intrépido paseo por las calles del Casco Antiguo del Antiguo León.