martes, 16 de abril de 2013

Peña Mora, con el club SLAC-Collado Jermoso.

El domingo pasado hizo un día estupendo y un autocar nos llevó a un grupo de intrépidos montañeros del club deportivo SLAC-Collado Jermoso hasta Polvoredo para subir a Peña Mora.

Una fácil subida por el Camino de Becenes hasta el punto donde nos metemos por el Valle de Muñenes. Una mañana idílica; los caballos y bueyes pastando a nuestro paso y las montañas cargadas aún de abundante nieve.

Apenas hemos caminado unos cientos de metros y la nieve aparece a nuestro paso. También Peña Mora, casi escondida tras la Peña Negra.

Atravesamos bajo el Monte el Jedo y la Cerra Muñenes. Al fondo teníamos todo el rato a la vista Peña Prieta y el Monte Laredre.

Hicimos una breve parada para reagruparnos en el chozo de la Majada Muñenes, al pie de Peña Negra. El día era bastante soleado pero algo de viento sur ya nos hacía presagiar lo que nos encontraríamos arriba.

Una subidita nos lleva hasta la Collada de Valdemagan.
De frente Peña Ten y a la izquierda el Valle de Sajambre con los Picos de Europa majestuosos esta primavera.

De la Collada de Valdemagán (1.737 m) a la cumbre de Peña Mora (1.882 m.) tan solo resta un apretado repecho; la abundante nieve y a esas horas ya bastante blanda nos lo puso difícil.

Unas fuertes ráfagas de viento (>60 km/h) nos fastidiaron bastante a la hora de hacer cumbre y parar un rato a comer el bocata, pero mereció la pena el esfuerzo.
Peña Mora hace vértice entre el Concejo asturiano de Ponga y los leoneses de Sajambre y Valdeburón. A pesar de su escasa altura sus vistas son impresionantes mires a donde mires.
Los Picos de Europa, Mampodres, el Yordas, un montón de picos a la vista.

Peña Ten y Pileñes nos acompañaron mientras intentábamos masticar algo sólido. Y rápido para abajo; la sensación térmica, con ese viento, es bastante baja.

Nos quedaba regresar por donde habíamos subido. También se puede bajar el Camino de Arcenorio y los Campos de María, pero eso lo dejamos para otra ocasión.
A nuestra izquierda dejamos también Peña Negra para otro día.
En los planos pone Cerro del Porro, no hagáis caso. (El día que encuentren un porro del tamaño de un cerro, un Aconcagua o un Potosí, que me avisen)


Una breve parada en el chozo Muñenes para reponer fuerzas y aún nos quedan cuatro kilómetros para estar de nuevo en Polvoredo.
Los pequeños capilotes, recién nacidos estos días, nos despedían con sus brillantes colores.
Hasta la próxima Montañas del Esla. Fue un placer volver otra vez.

En este plano tenéis bien marcada la excursión a Peña Mora desde Polvoredo; disfrutar del paisaje.