miércoles, 26 de febrero de 2014

Sol invicto y la mar de soles

Durante milenios, desde no se sabe cuánto tiempo hace, la humanidad creyó que tan solo existía un sol. Nuestro sol. El padre sol, y los dioses solares; la soleidad como máxima aspiración de nuestras pobres personas, que aquí estamos de paso. Cultos solares por docenas y por todos los rincones del planeta.

Pero ya hace muchos años, en el siglo pasado, fueron descubriendo los astrónomos millones de galaxias en el universo, con miles de millones de estrellas en cada una de ella, y se descubrió que existen varios tipos diferentes de soles de tamaños y colorido diverso. Incluso hay soles oscuros, que en vez de emitir luz la absorben: son los agujeros negros. Pero estrellas las hay de casi todos los colores.

Desgraciadamente, para mi modo de ver las cosas, la mayor parte de la humanidad, aún hoy día, año 2.014 de los cristianos, sigue pensando en un único sol y en una humanidad de seres prácticamente clonados, todos cortados por el mismo patrón, todos similares, como las espigas de trigo o las ovejas de un rebaño, siguiendo creencias desacreditadas por la realidad. Y ofenden a quien no acepta ese modo de ser y de vivir. Y a veces pasan directamente a actos criminales contra los que ven diferentes en algo.

No solo el universo es rico en múltiples formas, tamaños, colores, etc, también la vida, incluso nuestra vida, la vida humana es increíblemente rica. Al aumentar la población aumenta la variedad genética, étnica, de todo tipo. ¿No es algo maravilloso?
Disfrutemos de ello y hagamos felices a quienes buenamente podamos, que somos aves de paso, y dejemos los cuentos de la caverna o de la edad de hierro donde deben estar: en las bibliotecas no en nuestros corazones.

Y si os preguntáis por mi forma de pensar, o de creer, o de sentir, os diré simplemente una cosa: tengo unas ganas inmensas de largarme de aquí, de dejar de aguantar a gente sin amor en su corazón y su cabeza llena de prejuicios, y largarme con mis amigos a caminar por los campos y ver cerner la mies.
Leer la siguiente noticia y mirar hasta donde llega la marea de estulticia humana, precisamente allí donde nacieron nuestros primeros ancestros, hace millones de años. Su fuerza es su razón, fuerza física y la de sus armas, pues fuera de su entorno su razón no tiene fuerza alguna. Y si ponen como suprema excusa a su dios, a un dios solar e inmenso, o a toda su parentela, menos razón tienen aún.
Cosas que van a ser ilegales en Uganda, por ser homosexual.

lunes, 24 de febrero de 2014

Fin de semana en Gijon

Cuando tenemos ocasión Aurora y yo nos escapamos a pasar el fin de semana a Gijón. Después de tantos días de frío y temporales pasados llegaba un par de días de bonanza y decidimos aprovechar. Y no nos equivocamos, había bastante animación por las calles de Gijón.

Antes de buscar sitio para comer nos acercamos a la playa de San Lorenzo para contemplar los estragos causados por los recientes temporales, pero la verdad es que apenas se nota algo de arena que falta y alguna roca removida.

Nos topamos con una manifestación de ciudadanos venezolanos residentes en Gijón y nos explicaron amablemente las razones de su preocupación y los motivos de las revueltas y follones que están ocurriendo en su tierra patria. A nadie le gusta encontrarse carreteras trancadas por pistoleros o pandillas de matones campando a sus anchas por villas y pueblos. Confiamos en que todo se solucione pronto y puedan vivir en paz y sin mayores preocupaciones.

Vamos a Gijón a pasar unas horas o unos días para respirar el aire del mar, ver romper las olas, visitar a la familia, y tomar unas sidras. Asturias nunca defrauda y lo pasamos muy bien.

Pero también en la playa había manifestaciones, empleados de Coca Cola y descontentos de tanta injusticia social. Pese al ambiente de bonanza en pleno invierno, y que España no está en las condiciones de Ucrania, hay un manifiesto cabreo generalizado por causa de tanto ladrón, estafador, chapucero, y paro la cuenta de adjetivos, que hay en las llamadas altas esferas.
Lo pasamos  muy bien y en cuanto podamos volveremos. Que sigamos en paz.

jueves, 20 de febrero de 2014

Raices orientales de costumbres hispanicas. Curiosidades.

Alguna de las costumbres más conocidas y típicas de la antigua Hispania que se mantienen en nuestros días tienen origen oriental. Os voy a poner un par de ejemplos.
El primero serían los gorros frigios que en algunas zonas se siguen conservando. En Cataluña se les llama barretinas.

Fueron traídos a la península por los griegos en una primera fase y por los legionarios romanos en una segunda por la popularidad del mitraismo. Eran propios del pueblo frigio, en Asia Menor, actual Turquía.

Fueron adoptados por los hispanos y durante siglos se les reconocía en todas partes por sus típicos gorritos rojos. Es tan conocida esta tradición hispana que Benedicto XVI, en su libro dedicado a la infancia de Cristo, sospecha que los Reyes Magos en vez de provenir de Oriente bien podían provenir de Hispania, pues en las más antiguas representaciones siempre los Reyes Magos van con los gorros frigios en la cabeza.

Estos gorros típicos hispánicos fueron seña distintiva durante centurias. Portugal, al independizarse de León, cambió el color de rojo a verde, pero mantuvo el diseño básico del gorro hispano.
¿Qué os parece? Algo muy típico, muy nuestro, una de nuestras mejores señas de identidad proviene de la actual Turquía.
Y ahora os pondré otro ejemplo sintomático. ¿De qué nos sentimos más orgullosos últimamente?

Los juegos de pelota fueron inventados por los Lidios, un pueblo de Asia Menor, hace unos 2.500 años, y llevados por los griegos a todos los rincones de Europa.

Cuenta Herodoto que los lidios inventaron los juegos de pelota durante una época de gran crisis social. Jugaban y jugaban constantemente e inventaban variaciones a los juegos y diferentes tamaños de pelota. Jugaban de la mañana a la noche para no pensar que no tenían nada que llevarse a la boca; para ahuyentar el hambre.

Los griegos adoptaron los juegos lidios de pelota y los llevaron por todo el Mediterráneo; los romanos, por no ser menos se hicieron tifossis furibundos de estos juegos, y los hispanos, bueno, a los hispanos les encantaba ganarles por goleada y en su propio circo romano y traerse el triunfo a casa. En aquellos tiempos y en los actuales.


Ya veis, dos de las cosas que mas sentimos como nuestras, señas de identidad, que nos identifican en el mundo entero, son de procedencia oriental, de Asia Menor; traídas por griegos y romanos, nos sentimos orgullosos de ellas, pero no fueron creación propia; las adoptamos.
El nacionalismo se produce por falta de cultura mínima y de no haber estudiado Historia de la humanidad.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Tarragona y antigua Universidad Laboral

Una de esas ciudades por las que tengo un especial cariño es Tarragona; no en vano me pasé cuatro de los mejores años de mi vida dando patadas por todos los rincones de la ciudad y los alrededores.
Comencemos mirando al anfiteatro romano, testigo de tantas cosas como habrán pasado por la luminosa capital de la Costa Dorada.
http://www.tarragonaturisme.cat/



Hay muchos alojamientos en la ciudad pero yo, en esta ocasión, preferí un hotel cercano a la playa de la Arrabassada. Estábamos en abril y venía de pasar un frío invierno, el del año 2.000, y tenía ganas de sol y playa. ¿Qué mejor sitio que esta preciosa playa cercana a la ciudad? Recuerdos de las hogueras de San Juan y las fiestas hasta la salida del sol venían a mi memoria de cuando era estudiante.



Hay una Tarragona romana, otra medieval, la modernista, etc. Lo mejor es comenzar por visitar el Museo de Historia de Tarragona.


No se puede dejar de visitar la catedral gótica de Tarragona, pequeña pero muy bonita interiormente. Destaca el gran rosetón central.

A mí me encanta callejear por las ciudades y en este caso me pasé horas subiendo y bajando cuestas, del barrio gótico al puerto y vuelta a subir pasando siempre por la Rambla Nova. Comer en el Centro Leonés, tomar una birra por el barrio judío, o café en una terraza de la rambla. En fin, nostalgias.

El motivo de mi visita fue una reunión de antiguos alumnos de la Universidad Laboral de Tarragona. Yo viví el cambio a Centre d´estudis integrats, cuando desaparecieron las antiguas Universidades Laborales y pasamos a depender de la Universidad de Manresa. 
Hoy día este gran centro es utilizado por la Universidad Rovira i Virgili.


Pero lo importante era volver a compañeros y amigos de promoción. Años de internado dejan huella, cada uno éramos de una tierra, llegados desde cualquier lugar de España, hablábamos no se cuantas lenguas diferentes, y teníamos ganas de volvernos a ver y charlar. Valencianos, canarios, gallegos, catalanes, asturianos, habíamos vuelto.

Comida y fiesta en el gran comedor de la Laboral y a los postres charlar con algunos profesores, ¡cuantos recuerdos! sobre las cosas de nuestros tiempos, finales de los 70 y principios de los 80, y cómo y cuanto han cambiado las cosas. Estábamos en abril del año 2.000 y no tengo ni idea de cómo estará aquello en estas fechas.
Nos quedamos unos cuantos compañeros cenando y tomando copas en el puerto de Tarragona hasta altas horas de la madrugada; alguno parecía que había vuelto a los 18 años.