sábado, 26 de julio de 2014

El mar de madera, novela de Jonathan Carrol.

Una de las novelas más divertidas y entretenidas que he leído en los últimos años es esta: El mar de madera, del escritor norteamericano Jonathan Carrol.
¿El argumento? La literatura, la literatura de la buena; o si preferís verlo de otro modo: un sheriff que investiga extrañas desapariciones en su pueblo, un perro con tres patas que tiene la manía de resucitar cada poco, pues le matan continuamente, una pluma de un ave desconocida, extraterrestres, viajes en el tiempo, dibujos que aparecen en cualquier parte, el protagonista en varias versiones verdaderas pero de diferentes edades actuando al mismo tiempo. En fin, una gozada es la lectura de El mar de madera.
http://es.globedia.com/mar-madera-jonathan-carroll

Jonathan Carrol es un extraordinario escritor norteamericano, El mar de madera fue su tercera novela publicada pero tiene varias obras más traducidas al español; la última es El fantasma enamorado. Su estilo es peculiar y muy interesante; aunque se le denomine escritor de terror y fantasía eso no son más que etiquetas simplistas; es un grandísimo escritor y os recomiendo la lectura de sus obras.
Esta es su página web: http://www.jonathancarroll.com/

martes, 22 de julio de 2014

Los Reyes del Grial. La Copa de Doña Urraca.

Por fin tuve el tiempo libre necesario para poder leer el libro Los Reyes del Grial, libro de documentación histórica de Margarita Torres Sevilla y José Miguel Ortega del Río en el que se llega a la clara conclusión de la Copa de Doña Urraca que se custodia desde hace siglos en la Real Basílica de San Isidoro de León es la que dio origen a los mitos y leyendas sobre el Santo Grial.
Cuentan en su densa obra las peripecias de esta Copa, custodiada durante siglos en el Santuario de Santiago, en el Monte Sión de Jerusalén; viajó a España, junto a otros regalos del califa de Egipto al rey de León Fernando I el Magno. La Copa tenía la fama de ser la utilizada por Cristo en la Última Cena y se le atribuían poderes curativos; tal es así que el gran líder de los mahometanos Saladino ordenó a uno de sus jefes que arrancase una esquirla de la Copa para curar a una de sus hijas. Esa copa de ágata, mellada y recubierta de oro y joyas es la que los reyes de León custodiaron hasta nuestros días.
El rey Fernando ordenó la construcción de dos nuevos monasterios, uno al lado del otro, dedicados a San Juan Bautista y a San Pelayo, ya desaparecidos y que serían el origen de la actual Real Basílica de San Isidoro. La relación de los reyes leoneses con los monarcas y nobles franceses está más que probada, la hija mayor de Fernando, Urraca, otra doña Urraca, se casó en primeras nupcias con Raimundo de Borgoña, esto unido a la cada vez mayor popularidad del Camino de Santiago hizo que no solo nobles si no que también troveros y trovadores, peregrinos de todo tipo y pelage, pasaran todos los años por la ciudad de León donde se custodiaba la Copa de Cristo.
Solo faltaban los escritores para que surgieran obras como Parsifal y otras muchas y que por toda Europa se extendiera el mito del Santo Grial.

  Margarita Torres y José Miguel Ortega son los autores del libro; tuvieron que emplear muchas horas de estudio y documentación, viajes a Egipto para leer en las fuentes de la universidad cairota, y también en el propio museo del Panteón Real de San Isidoro para llegar a buen término esta investigación sobre Doña Urraca, reina de Zamora e Infanta de Hispania, que convirtió la Copa de Cristo en el Santo Grial.

En el Panteón Real, sobre las tumbas de Fernando I, Doña Sancha, Doña Urraca y otros reyes leoneses está pintada la Última Cena, una versión varios siglos anterior a la que realizó Leonardo da Vinci, y en el rincón izquierdo vemos a un simpático personaje, Marcial Pincerna, que ofrece a Cristo la Copa, la dichosa Copa origen del mito, para que beba un poco de vino.

Pero en el lado derecho, ojo al dato, ¡en el lado derecho! de la primera representación mundial de la Última Cena de Cristo, pues nunca antes en ningún sitio se había representado en templo o lugar alguno, aparece un interesante personaje: Tadeo, que le presenta un besugo a Cristo para que termine de cenar.
Cualquiera que conozca un poquito las costumbres de los judíos de ahora y de hace miles de años sabe que son de poco comer pescado, y desde luego nunca, ¡atentos!, nunca comer pescado en Pascua. Es el Día del Cordero. ¿A quien se le podía ocurrir pedir besugo para cenar?
Margarita y José Miguel ya tenéis el pie para la siguiente obra, el origen del maravilloso mito del Rey Pescador. Seguro que venderéis libros como churros si lo escribís.
Si queréis leer más sobre el tema os remito a mi blog Camino de las luciérnagas y una entrada que le dediqué al tema hace unos meses.
http://caminodelasluciernagas.blogspot.com.es/2014/04/el-santo-grial-puede-estar-en-leon.html

martes, 15 de julio de 2014

Semana Negra de 2014. Fotos de despedida.

Un año más acudimos a la Semana Negra de Gijón, al menos el último fin de semana, para disfrutar de su ambiente diferente y especial. Esta vez no se me olvidó la cámara de fotos en casa y os paso alguna imagen.

Entrar en los muelles de los antiguos astilleros de La Naval de Gijón y ya estás en medio de un ambiente muy especial y diferente: ¡Esto es la Semana Negra!

Yo, a la Semana Negra de Gijón voy a comprar libros y conocer escritores, ya está uno muy mayor para montar en los caballitos. Pude disfrutar de la distendida presentación de la última obra del autor norirlandés Adrian McKinty y Juan Madrid. Muy ilustrativo de cómo puede ser el trabajo de un autor profesional y sus tremendas vicisitudes.

Después de la presentación de Adrian se repartieron una considerable cantidad de volúmenes de El Cuento, todos los cuentos, recopilatorio de las obras ganadoras del concurso de relatos negros de la Semana Negra.

No podía dejar los pabellones de la Semana Negra sin visitar las exposiciones gráficas, en este caso las del estupendo dibujante argentino José Muñoz, y además admirar sus preparaciones comentadas por él mismo. Una suerte inmensa.

El sábado tocaba a su fin, la juventud esperaba el comienzo del concierto fin de fiesta y nosotros nos retirábamos al centro de la ciudad para buscar algún sitio donde cenar.
http://www.semananegra.org/index.html

Los últimos rayos de sol despedían el día mientras paseábamos por el Puerto Deportivo con unos cuantos libros a cuestas para nuestras lecturas veraniegas. Connie Willis y Vonda N, McIntyre son una estupenda compañía para las tardes de piscina, no lo dudéis.

Don Pelayo nos saluda a la entrada de Cimadevilla como diciendo: ¿dónde vais que sidra no encontréis? Encontramos alguna y una buena cena.

Domingo de playa y compras en el mercado tradicional de la Plaza Mayor para pasar un estupendo fin de semana en Gijón. Un consejo: no hagáis demasiado caso a los pronósticos del tiempo. No solo no hizo frío, ni cayó una gota de lluvia, es que hizo un tiempo estupendo.
El año que viene intentaremos volver a la Semana Negra de Gijón. Que lejano queda el verano del 88 cuando montaron la primera Semana Negra en el puerto, entonces todavía vendían sardinas fritas al lado de la estatua de Don Pelayo, y por casa tengo alguna novela comprada en aquella primera edición y en las sucesivas.
Suerte Semana Negra Gijón.

lunes, 7 de julio de 2014

Unas fotos de la XI Marcha Provincial por Picos de Europa.

El domingo pasado tuvo lugar la onceava edición de la Marcha Provincial por Picos de Europa organizada por la Delegación Provincial de la FDMESCyL. en León. Llegamos sobre las 9.30 a Soto de Sajambre, Parque Nacional de los Picos de Europa, León, y ya comenzaba escaparse la lluvia que nos acompañaría toda la mañana.

Lo primero fue desayunar en el Hostal Peña Santa convidados por la Delegación y charlar tranquilamente sobre la marcha que íbamos a realizar, lo que teníamos planeado y lo que el tiempo nos dejaría realizar. Estamos en Picos de Europa y los riesgos han de ser mínimos por muy veteranos que seamos.
http://www.hostalpenasanta.es/nuestro-hotel.html


La primera parte de la subida, hasta llegar a Llagubeño, el camino al Collado Barcinera coincide con la Senda del Arcediano. En este punto dejamos de subir hacia la Collada Beza y hemos de seguir de frente, hacia la Barcinera. Hubo algún momento en que cesó casi completamente de llover y podíamos ver la Cotorra de Escobaño, el monte de la derecha, y que era nuestro objetivo del día.


Pero al llegar al monte Los Brezales se nos vino una nube encima y no se veía a 20 metros. Decidimos dejar la subida a La Cotorra para otra ocasión, que lo importante era que no se perdiera nadie.

Y por una pista que atraviesa el Monte El Escobaño bajamos a toda prisa hacia las majadas de la Vega de Abaño. Vacas y caballos pastaban con total tranquilidad indiferentes al chaparrón.

Y nos llegamos hasta el Refugio de Vegabaño, propiedad de la Diputación Leonesa. Estaba lleno de niños y el guarda estaba tan ocupado que ni pude saludarle. La típica foto de familia a la puerta del albergue. La primera vez que acampé en este lugar no había cumplido los 17 años y sigo subiendo a Vegabaño con la misma ilusión del primer día.
Tomamos un leve refrigerio y como no paraba de llover ni tenía pinta de ir a levantar la nube decidimos comenzar a bajar hacia Oseja de Sajambre.


Tomamos la pista para bajar al Monte Agüedes y el Mirador de Los Porros, pero al llegar no se veía nada; estábamos cubiertos por las nubes. Tan solo al pasar por El Porruchín pude hacer alguna foto con Oseja a la vista. No hay mejor invento para el fotógrafo aficionado que un buen paraguas en un día de lluvia intensa.


Sobre las 15.00 ya estábamos todos caminando por las calles de Oseja de Sajambre.
Y entonces paró de llover, ¡toma ya! Esto es Picos de Europa, señores.


Nos repartimos por los bares y restaurantes de Oseja de Sajambre para comer y charlar sobre la Marcha Provincial de este año, y ya alguno estaba haciendo propuestas para el año que viene. Esperemos que en la próxima ocasión el tiempo acompañe pues aunque solo vayas a dar un paseo Picos de Europa nunca defrauda al visitante.

Os paso el plano de la Marcha Provincial por si os animáis a realizarla vosotros mismos. Disfrutarlo.
Hasta el año que viene.

sábado, 5 de julio de 2014

Aviones de camuflaje en nuestros cielos; y nosotros sin enterarnos.

Ayer por la tarde me encontraba sentado en una terraza de la Plaza de San Martín, corazón del Barrio Húmedo de León. Una típica tarde de fin de semana con los vendedores de discos piratas, las despedidas de soltero, niños jugando con pompas de jabón. Como suelo llevar una pequeña cámara de fotos encima hice alguna toma al azar.

Pasan muchos aviones sobrevolando la tierra leonesa, la plaza está orientada al sur y la tarde no estaba muy nublada; las luces del atardecer le dan un tono dorado y precioso a las fotos.

Y cuando digo aviones es que son aviones; amplías la foto y se distingue perfectamente su silueta. Con su chorro de gases a cola.

Pero, de improviso, veo pasar un avión, (a mis ojos y cerebro le pareció un avión exactamente igual que los demás; y pasarían una docena de aviones en poco más de una hora) pero es un avión que no deja traza de gases, los llamados chemtrails, y tiro un par de fotos. Me picó la curiosidad; los aviones no tienen porqué ir soltando gases continuamente, pero es que tardó varios minutos en ocultarse tras las casas y en ningún momento dejó traza de gases. Cuando llegue a casa paso las fotos al ordenador y miro que tipo de avión puede ser, pensé en aquel momento; estaba con mi esposa tomando un chato. No las miré hasta esta mañana pues me quedé viendo el partido de fútbol hasta el final.




Pero cuando amplío la foto para ver mejor el avión lo que veo es: ¿qué tomadura de pelo es ésta? ¿cuál es la forma auténtica de este avión? Pues yo estaba totalmente convencido de haber visto un avión. Hago muchas fotos de paisajes, de cielos, de crepúsculos, cosas de esas, y cuando veo un avión en la foto sale un avión. ¿Qué era lo que estaba pasando sobre nuestras cabezas a las 21.05?

Pues ahí tenéis al "avión" y su aspecto aproximado bajo el camuflaje extraordinario. La próxima vez que bajen y paren a tomar algo; yo convido. El ambiente del Barrio Húmedo es estupendo y se llevarían un buen recuerdo de estas tierras y estas gentes.

Yo seguí haciendo fotos a la plaza y a los niños jugando con las pompas de jabón del artista callejero y después nos fuimos a ver el fútbol, que parecía que iba a ser un partido interesante. Igual de aburrido que todos los anteriores; lo único que me extraña es que no se lesionen más jugadores. Ayer cayó Neimar y otro día será otro jugador.

martes, 1 de julio de 2014

La reina Urraca. Novela de Angeles de Irisarri.

Anoche mismo terminé de leer una extraña y fascinante novela histórica: La Reina Urraca, de la escritora Ángeles de Irisarri. Comienza algo flojilla, para mi gusto, algo tipo estudio o ensayo histórico, pero una vez que van pasando años y paginas leyendo las andanzas y desventuras de la primera reina que tuvo España te vas quedando asombrado y fascinado. Es una novela y, como todo lo que se ha escrito, cualquier parecido con la realidad será pura coincidencia.

Aunque soy leonés la verdad es no sabía gran cosa sobre la vida de Doña Urraca, reina de León. Desde niño había escuchado muchas anécdotas sobre su agitada vida y las habladurías que despertó durante su desdichado reino. En la Hispania medieval nunca una reina había gobernado en solitario, todo lo más su abuela Sancha había sido reina pero a la sombra de su esposo Fernando I El Magno. ¿Pero cómo llegó a esta situación Doña Urraca?
Estuvo felizmente casada, según todas las crónicas de aquel tiempo, con Raimundo de Borgoña del cual tuvo dos hijos llamados Sancha y Alfonso; Alfonso sería coronado de niño como Alfonso I de Galicia y a los 18 años como Alfonso VII de León.
Pero la reina enviudó y su padre Alfonso VI El Emperador falleció; pero antes dejó dispuesto que su hija viuda y heredera única de sus reinos y posesiones se casara con Alfonso de Aragón, El Batallador, para unir todos los reinos cristianos en uno solo y llevar adelante la reconquista cristiana de la península.

Y hubo bodas y todos se las prometieron muy felices, pero fue un sueño. Eran primos y de un carácter muy fuerte ambos. Se suele presentar a Doña Urraca como una chiquilla inconstante, nada más lejos de la realidad; Urraca había sido Condesa de Galicia durante 14 años, gobernando con buen pulso tan levantisco y enorme condado, de un tamaño que es aproximadamente la Galicia actual, y cuando su esposo Raimundo falleció siguió como Condesa en solitario; vamos que tenía experiencia en el gobierno y era la hija mayor del Emperador. ¿Qué ocurrió con su primo Alfonso, el bravo aragonés?
Pues la verdad es que no se sabe gran cosa pues se escribieron muchas y malas cosas sobre ambos, después de muertos.
No se llevaron muy bien que digamos pues Alfonso quería gobernar los reinos del mismo modo que Don Fernando había hecho al casarse con Doña Sancha, pero Urraca no era como su abuela, ¡estaba acostumbrada a mandar, hacer y deshacer! Y los conflictos entre los cónyuges no tardaron en llegar. No se pudo lograr el Tanto monta monta tanto que tan exitoso resultó con Isabel y Fernando si no que constantemente rey y reina tomaban decisiones, quitaban y ponían, en un reino u otro. Y se convirtió en un desiderátum que terminó en guerra civil, con ejércitos que luchaban del lado del rey o de la reina.
La iglesia católica española maniobra para parar ese desastre continuado y consigue la anulación del matrimonio. ¿Qué hacen los reyes entonces, que ya se habían separado y reconciliado por tres veces? Pues se vuelven a juntar y que le den por el saco al Obispo de Roma. Alfonso seguiría como Emperador Hispano hasta su muerte dejando que Urraca se las arreglara como ella sabía con la nobleza gallega y el terrible obispo de Compostela.



Por cuarta vez juntos y bien revueltos. La novela tiene un final de traca con Don Alfonso reconquistando Zaragoza y Cuenca y atacando Valencia y Andalucía mientras Doña Urraca pasa por un desastre tras otro intentando poner paz y gobernanza en Compostela, Galicia y Portugal; su hijo Alfonso aún es un niño al que manda a vivir a Ávila, a Segovia, a Toledo. El rey de Galicia no puede apenas pisar los verdes prados gallegos, ¡durante años!
El nuevo Papa, Calixto II, cuñado de Doña Urraca, consigue de alguna manera que los dos reyes hagan vida separada pero sin guerrear entre sí, y don Diego Xelmirez consigue ser nombrado Arzobispo de Compostela quitándole la mitra al Arzobispo de Mérida, que seguía siendo territorio bajo dominación mahometana.
Todos ganaban y la reina perdía, y perdía hasta tal punto que a su muerte estaba completamente arruinada. Había sido hija del Emperador Alfonso VI, esposa del Emperador Alfonso El Batallador, pero se pasó los últimos años de su vida ganando tiempo, ganando tiempo y perdiendo posesiones y salud a chorros, hasta que su hijo Alfonso VII alcanzara la mayoría de edad y fuera coronado Emperador en su casa, en León, y por imposible que pudiera parecer leyendo la novela o las crónicas de aquellos tiempos: ¡lo consiguió!
A ver quién era la tonta y quienes eran los listos.

La reina Urraca falleció en 1126 tras 17 años de agitado reinado y su hijo Alfonso heredó todos sus reinos. Alfonso El Batallador acordaría con su hijastro gallego volver a las fronteras anteriores al matrimonio con Urraca y cada uno se dedicó a sus quehaceres; se firmaron las Paces de Támara y ambos reyes y sus sucesores las cumplieron más o menos fielmente. Aragón y León no volverían a unirse hasta los tiempos de los reyes católicos.
Aunque Alfonso VII se casó con Doña Berenguela, catalana, hija del Conde Ramón Berenguer III de Barcelona, no intentó hacerle la pinza a su padrastro e incluso a su muerte acudió presto a la defensa de Zaragoza que estaba siendo atacada por los Islamitas. Alfonso el gallego y Berenguela la catalana tuvieron tuvieron dos hijos Fernando y Sancho que se repartirían León y Castilla de manera más o menos amigable. Historia de los reyes de España, una continua mezcolanza de gentes de un rincón y de otro no solo de la península si no de Europa entera. ¿Qué es aquello que podemos denominar como auténticamente español? ¿Usted lo sabe? Yo no, pero siempre ha habido personas con las ideas más claras.
Óbservese en la moneda de Doña Urraca el signo de la Cruz Patada, distintivo regio que comenzaron a utilizar en Asturias con el rey Alfonso I; era la guardiana de la tradición real asturleonesa y mantuvo su rango hasta su último aliento, la misma cruz que Cristobal Colón llevará en las velas de sus carabelas, ¡os suena ahora de algo!. Aunque por su sangre corrían rasgos franceses y navarros siempre fue la gran señora de León, la reina de España. Doña Urraca está enterrada en el Real Panteón de San Isidoro de León.

Ángeles de Irisarri es una exitosa escritora aragonesa que comenzó a publicar en 1991, con su novela Doña Toda, reina de Navarra y ha continuado hasta nuestros días publicando éxitos como la trilogía dedicada a la Reina Isabel o su última obra La estrella peregrina.
http://www.angelesdeirisarri.com/