jueves, 20 de febrero de 2014

Raices orientales de costumbres hispanicas. Curiosidades.

Alguna de las costumbres más conocidas y típicas de la antigua Hispania que se mantienen en nuestros días tienen origen oriental. Os voy a poner un par de ejemplos.
El primero serían los gorros frigios que en algunas zonas se siguen conservando. En Cataluña se les llama barretinas.

Fueron traídos a la península por los griegos en una primera fase y por los legionarios romanos en una segunda por la popularidad del mitraismo. Eran propios del pueblo frigio, en Asia Menor, actual Turquía.

Fueron adoptados por los hispanos y durante siglos se les reconocía en todas partes por sus típicos gorritos rojos. Es tan conocida esta tradición hispana que Benedicto XVI, en su libro dedicado a la infancia de Cristo, sospecha que los Reyes Magos en vez de provenir de Oriente bien podían provenir de Hispania, pues en las más antiguas representaciones siempre los Reyes Magos van con los gorros frigios en la cabeza.

Estos gorros típicos hispánicos fueron seña distintiva durante centurias. Portugal, al independizarse de León, cambió el color de rojo a verde, pero mantuvo el diseño básico del gorro hispano.
¿Qué os parece? Algo muy típico, muy nuestro, una de nuestras mejores señas de identidad proviene de la actual Turquía.
Y ahora os pondré otro ejemplo sintomático. ¿De qué nos sentimos más orgullosos últimamente?

Los juegos de pelota fueron inventados por los Lidios, un pueblo de Asia Menor, hace unos 2.500 años, y llevados por los griegos a todos los rincones de Europa.

Cuenta Herodoto que los lidios inventaron los juegos de pelota durante una época de gran crisis social. Jugaban y jugaban constantemente e inventaban variaciones a los juegos y diferentes tamaños de pelota. Jugaban de la mañana a la noche para no pensar que no tenían nada que llevarse a la boca; para ahuyentar el hambre.

Los griegos adoptaron los juegos lidios de pelota y los llevaron por todo el Mediterráneo; los romanos, por no ser menos se hicieron tifossis furibundos de estos juegos, y los hispanos, bueno, a los hispanos les encantaba ganarles por goleada y en su propio circo romano y traerse el triunfo a casa. En aquellos tiempos y en los actuales.


Ya veis, dos de las cosas que mas sentimos como nuestras, señas de identidad, que nos identifican en el mundo entero, son de procedencia oriental, de Asia Menor; traídas por griegos y romanos, nos sentimos orgullosos de ellas, pero no fueron creación propia; las adoptamos.
El nacionalismo se produce por falta de cultura mínima y de no haber estudiado Historia de la humanidad.