jueves, 15 de mayo de 2014

Caceres, ciudad patrimonio de la humanidad. Una visita.

Al fin he podido disponer de unos días de vacaciones para conocer la ciudad de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad. Su casco antiguo fue para nosotros un continuo descubrimiento de pequeñas joyas, especialmente medievales, y disfrutamos de unos días muy especiales paseando por sus calles. Unas fotos de recuerdo que comparto con vosotros.

En Cáceres es inevitable pasar por la Plaza Mayor, muy bonita e interesante, y parar en sus terrazas a comer o tomar unas cañas. Desde primeras horas de la mañana tiene animación de turistas y parroquianos que van de aquí para allá o llenan las terrazas.

Una de las visitas inevitables es a la pequeña y bonita Catedral de Santa María. Subir a la torre para contemplar la ciudad bajo las campanas, el Cristo Negro, el retablo en cedro y pino, las imágenes, como ésta de San Miguel Arcángel. Cobran un euro por la visita pero pocas veces habré empleado un euro en algo mejor que esta visita.
http://turismo.ayto-caceres.es/recursos-culturales/iglesia-concatedral-de-santa-maria

Otra visita para tener una comprensión mínima de la ciudad de Cáceres y de toda Extremadura es al Museo de Cáceres. La entrada es gratuita y es una auténtica maravilla. Me llamó mucho la atención la exposición dedicada a trajes regionales y también las estelas de ídolos prerromanos; los atuendos de hoy día pueden darnos una pista de cómo pensaban las gentes de hace más de 2.000 años. Sus dioses, santos, guerreros, etc, de los tiempos de Viriato y anteriores.
http://museodecaceres.blogspot.com.es/

No nos pasábamos el día visitando museos, pero casi; también hay muchos sitios donde tomar una caña o refresco muy cerca de la zona antigua y en su interior. El buen tiempo, sin calores agobiantes, ayudaba a subir y bajar cuestas de aquí para allá. Aurora ya está acostumbrada a un esposo caminante impenitente, pero alguna bronca te cae después de tenerla durante horas mirando piedras antiguas, como ella dice.
Esos seres que estabas fotografiando, ¿que son? ¿extraterrestres? ¿Una hora viendo lápidas? ¿Y ahora me llevarás al cementerio, no? Y así todo el rato, una pareja inconfundible es lo que somos. Al aljibe no bajó, no fuera a haber en él monstruos marinos o dragones alados por allí flotando.

También paseamos por la ciudad moderna, pues estuvimos varios días. Pero quieraslo o no tus pasos siempre te llevan hacia la parte monumental.

En la judería nueva, la de los tiempos cristianos, encontramos también lugares llenos de encanto y exposiciones muy interesantes. Cada mañana íbamos a una zona u otra y la pateábamos con tranquilidad; siempre encuentras cosas inesperadas en ciudades como Cáceres.

En la Plaza Mayor comenzaron a montar el escenario del WOMAD Cáceres 2014. Las pruebas de sonido ya nos indicaron cómo sería el fin de semana, pero nosotros nos marchamos; ya no tenemos edad para esas muestras folclóricas.
http://womad.org/festivals/caceres/


También es muy interesante la judería antigua, de la época musulmana, y callejeábamos de aquí para allá, bajando al río y volviendo a subir.

Con tomar una caña al lado de la iglesia de San Francisco ya estábamos recuperados de tanto alpinismo cacereño, como dice Aurora, y nos íbamos a buscar un sitio para cenar.


¿Qué puedo decir de la gastronomía cacereña? Extraordinaria. Un embutido prodigioso, carne de caza: liebre, venado, ciervo, ¡uff! Volvimos a casa con unos kilos de más. Para repetir.


Hasta la próxima, Cáceres. Lo pasamos muy bien unos días de vacaciones allí y cuando nos sea posible volveremos. Especialmente el Parque Nacional de Monfragüe me está pidiendo casi a gritos que cargue con todas las cámaras de fotos que pueda y vaya a conocerlo. Un placer.