martes, 23 de diciembre de 2014

Belén de Cumbres del club deportivo SLAC-Collado Jermoso, 2.014. Valle Mental.

El pasado domingo, 21 de diciembre, volvimos un año más a poner el Belén de Cumbres del club deportivo SLAC-Collado Jermoso, de León. En esta ocasión la localidad elegida fue Prioro y la Peña Los Castros que está situada entre el Valle Mental y el Valle del Hambre de Ocejo de la Peña. Un lugar cargado de historia y de una gran belleza que muchos montañeros leoneses desconocen.

Unos sesenta montañeros nos reunimos en el Puente Marín, carretera de Tejerina, un poco antes del Santuario de Retejerina y por una estupenda pista forestal comenzamos a ganar altura por el robledal.

La primera parada fue en la zona de Los Casares, en un collado que tiene caseto y unos robles centenarios para ver el Espigüete, el Pico Murcia, y otros de la zona de la Montaña Palentina.

Por entre los robles podíamos ver a lo lejos Los Castros, esa mole caliza del fondo.

Una nueva parada para reagruparse, íbamos con niños, al llegar a la zona del Estillado.


Como veis había buen ambiente y nada de prisa por llegar a la cima.

El siguiente punto de parada fue el gran corral de Mental. El sol hacía que nos sobrara casi toda la ropa pero en la umbría no levantaba la helada; curiosa manera de despedir el otoño 2.014, el más caluroso de la historia que se tenga noticia. Vamos hacia peñas con más de 1.600 metros de altitud y no se ve nieve por ningún lado.

Y una nueva parada al llegar al caserío de la Majada de Mental. Un zona idílica con Los Castros al fondo.
En nombre de Los Castros proviene de la época de las guerras de Los Romanos contra Los Cántabros y Astures. En esa peña los cántabros se fortificaron para impedir el avance de la Legio VI Victrix que intentaba progresar desde Cistierna por Ocejo de la Peña para conseguir llegar a Valdeburón donde estaba la capital de Vadinia.
Vadinia era la tierra de los cántabros vadinienses, los que vivían en las tierras del río Esla y los Picos de Europa del Sella y Cares. Valdeburón fue llamado Bérgida por los romanos y su capital Valberga en la Peña del Castiello.
Así pues vamos a subir festivos a esta montaña en la cual ocurrieron grandes batallas durante dos años entre los cántabros y la legión romana. A ambos lados de Los Castros hay un par de montañas llamadas Las Coronas, eran los puntos de observación de los cántabros de la actividad de los legionarios. Cuando finalmente, al tercer año, la Legio VI Victrix consiguió conquistar la fortaleza de esta peña a sus supervivientes los crucificaron en la collada que veis a la izquierda de la foto, y que desde entonces se llama Collada de Las Cruces. Vamos a subir a cantar villancicos que estamos en tiempos de paz.


Salimos del caserío por la pista que sube por Redimisas a la Collada Mental para enseguida girar al oeste hacia Los Castros; de frente, tras esa peña blanca, tenemos la Collada de La Ceresuela. Nos iremos más a la izquierda aún.

En esta foto ya vemos la Collada Mental y la pista forestal que pasa a Remolina.

En la subida podemos ver a nuestros pies la Presa de Remolina que embalsa el Esla con el llamado Pantano de Riaño. Sobre ella la mole de las Peñas Pintas y a la izquierda, con una pizca de nieve, Los Mampodres. Así está la montaña leonesa al inicio del invierno 2.014.


Detrás de Los Castros destaca la mole del Pico Cerroso, de 1.838 metros de altitud. Aquí tuvimos un pequeño problema pues tras la cota 1.581, desde donde está hecha la foto, hay un cortado, pequeño pero que estaba helado, para progresar hasta la cumbre y como íbamos con niños decidimos no jugárnosla y poner el Belén en otro sitio.
Algunos compañeros hicieron cumbre en Los Castros pero el resto nos fuimos a Peña Negra para poner allí el belén. En el plano de Los Castros se ve bien, supongo, la subida y el lugar donde paramos.


Valentín Costo, que regresó hace poco del Himalaya, no pudo resistir la tentación de subirse al peñasco mientras los demás colocábamos el Belén de Cumbres en una cueva a sus pies.

Primero comer el bocadillo y después ponerse a cantar.



Y ahí nos tenéis cantando villancicos con menos saque que unas madreñas; pero lo pasamos fenomenal. Y la mistela siempre ayuda a aclarar la garganta.


Sobre las 15.30 comenzamos a bajar al caserío de Mental para dirigirnos a Prioro.
En esta foto se observa bien la cota 1.581 y la cortada que impidió que subiéramos todos a la cumbre de Los Castros. No nos dimos cuenta al subir, yo andaba a setas, y para otra vez ya sabemos que hay que subir por donde estaba marcado en el plano que Antonio hizo para la excursión. Pero como todo el mundo coge el papel y lo guarda en la mochila luego pasa lo que pasa. Que nos despistamos.
Hay que subir por la canal que hay en medio de las dos cotas y antes del llegar al alto del cortado subir directos a la cima.

La bajada por el Valle Mental fue una auténtica gozada, ¡parecía el valle encantado! Quien más quien menos tiraría docenas de fotos.

Al llegar al puente de la Vallejahonda Antonio nos indicó un atajo a la izquierda para ahorrarnos un kilómetro de pista atravesando por los praos hacia Collado Rodrigo. Se iba la luz solar pero estábamos pasándolo fenomenal. Adiós Valle Mental, hasta la próxima ocasión.

Subiendo a Collado Rodrigo ya con un poco de prisas. A nuestras espaldas El Castellón.

Cuando llegamos a la carretera de Tejerina el sol apenas lucía sobre La Piedra del Agua. Yo porque iba el primero que los últimos ya lo vieron sin sol.

Bajando a Prioro nos encontramos que las praderas estaban llenas de bueyes pastando. De aquí sale buena parte de la famosa carne de buey de los valles del Esla. Menudos bichos mas grandes.

Y sobre las 18.00 comenzamos a llegar, justo con las últimas luces del día, a Prioro. Aún nos quedaba tomar chocolate y cantar más villancicos.


Y hasta pasadas las 19.00 estuvimos comiendo chocolate y cantando villancicos. No había muchas ganas de volver a León.

Siempre hay alguna queja cuando no salen los planes previstos, en este caso poner el Belén de Cumbres en la cima de Los Castros. Este el plano de la zona con la ruta que Antonio Del Río nos había preparado; si no subimos todos es por que no se siguió lo que estaba previsto. Y eso que hacía un día espectacular.

Este es uno de los planos de excursión que utilizábamos hace 30 años; antes se hacían a mano pues no había fotocopiadoras. Es un plano de la zona de Vegamián; el pantano del Porma aún estaba en construcción cuando hicieron este plano. Se pueden ver los pueblos de Armada, Vegamián, Campillo, Ferreras, y Quintana de Vegamián, hoy día bajo las aguas. Es una fotocopia de un plano de la U.S.S Army, escala 50.000, que alguien, supongo que Pablo, se trajo de Andorra.
Con estos planos estuvimos saliendo durante años y años al monte; y rara fue la ocasión de que alguien se perdiera; así que menos protestas y andar con más cuidado que el año que viene haremos muchas excursiones.
Un día de estos pondré el calendario de excursiones del club para 2.015.