viernes, 24 de abril de 2015

Un año de musica: El descenso de Orfeo a los infiernos, Charpentier, por William Christie

En nuestro idealizado recorrido por la música barroca no podemos pasar por alto al gran representante de la música francesa: Marc-Antoine Charpentier, que vivió entre 1643 y 1704. Y para ello he elegido un disco que me encanta con la grabación de su ópera La desdente d´Orphée aux enfers que escribió en 1687 y que para mí es el culmen de su extensa obra. Es un disco de la compañía ERATO con la grabación dirigida por William Christie al frente de su grupo Les Arts Florissants en el año 1.995. Un encanto en todos los sentidos. Es uno de mis compositores favoritos.



En este corto vídeo podéis escuchar un tema de la ópera.
Chapentier aprendió música en Roma con el compositor Giacomo Carissimi y a su vuelta a Francia logró la protección de Mademoisselle de Guise y estuvo a su servicio hasta 1.687, hasta terminar esta ópera sobre Orfeo, el Delfín reclamaba su presencia a su lado; sería el rey Luis XV.


Para ganarse el corazón musical de la Señorita de Guisa M. A. Charpentier compuso una Pastoraletta llamada Les Plaisirs de Versailles, una delicia musical tan solo al alcance de los apetitos más exquisitos y las almas excelsas.



En este vídeo podéis ver como era la música del Charpentier recién llegado de Roma, con la lección bien aprendida, y que se ganó el favor de las más elevadas testas de Francia. Aunque parece ser que tan solo la música religiosa era del agrado de Luis XIV, nada dado a las pastorcillas y náyades que brujuleaban por Versalles.

En el año 1686 compuso para la Condesa de Guisa una obra que levantó admiración en toda Europa: Les Arts Florissants. Yo conservo un estupendo disco del sello Harmonia Mundi France donde William Christie y el Ensemble Vocal e Instrumental Les Arts Florissants hacen una interpretación más que reseñable.



En este vídeo podéis escuchar la chacona de la última escena para mejor entender la música florida de Charpentier.

Pero, curiosamente, lo que dio fama en su tiempo a Charpentier  fue la música religiosa pues compuso ingente cantidad de obras para el culto católico. Este disco que os muestro me parece una excelente muestra de este tipo de música, René Jacobs dirige el Concerto Vocale una serie de motetes para una voz o dúos. El más conocido de todos es el Salve Regina.

M. A. Charpentier fue durante muchos años Maestro de Música de la iglesia de San Luis, en París; la iglesia de los jesuitas, con fama de albergar a los mejores músicos de Francia. En 1698 fue nombrado Maestro de la Santa Capilla y comenzará a componer obras para el rey Luis XV y seguirá hasta su muerte en 1.704.



Hoy día casi todo el mundo reconoce la música del Preludio al Te Deum que Charpentier compuso y se puede imaginar con facilidad la entrada del Rey Sol y toda su corte para escuchar misa en su Sainte Chapelle.