domingo, 24 de abril de 2016

Mis viejos comics: Todo comenzó con Hulk

Revisando las entradas de blog dedicadas a mis viejos tebeos me di cuenta que ya andaba con cómics de 1985 y ¡vaya! pero si todo comenzó con La Masa, ¿dónde vas tan deprisa?, probablemente el primer cómic Marvel que leí; sí, al principio era gris pero por las mutaciones de los rayos gamma se volvió verde, o algo así. En Estados Unidos salió a la venta el primer número en mayo de 1962, en España Ediciones Vértice me parece que lo lanzó en 1969, y, bueno, ¿queréis saber cómo eran aquellos pequeños tebeos en blanco y negro?

Stan Lee ponía los bocadillos y Jack Kirby los monigotes, ¿por qué tuvieron tanto éxito unas cosas tan espantosas con unas historias tan manidas?

Veamos: tenemos al héroe, el prodigioso doctor Bruce Banner, la mente más brillante del planeta, Reed Richards y Doc Muerte todavía están en la universidad intentando ligar con Susan Storm, y es Gafotas, el mote que los chavales le pusimos, el tío más listo del mundo y los militares norteamericanos le han encargado la bomba G. ¿Qué pasará? La bomba G es mucho más potente que la H, eso ya lo sabíamos con diez años.

Si algo puede salir mal saldrá mal, Gafotas intenta salvar a un muchacho que se ha colado en el campo de pruebas atómicas y la explosión le alcanza. No muere pero en horas comienza a sentirse raro, y al llegar la noche se transforma en un monstruo enorme y terrible: La Masa.
Su vida a partir de entonces será un continuo huir de los militares y del general Trueno Ross.

Esto nos permitirá vivir una serie de apasionantes aventuras comenzando por su batalla contra los rojos manejados como títeres por La Gárgola. Será feo el tío y dice que es más listo que Gafotas, ¡no te lo crees ni tú!

Pero apenas ha conseguido librarse de los rojos aparecen los hombres sapo que con su avanzadisima ciencia magnética quieren apoderarse del planeta Tierra. Mira que es feo el rey sapo; en fin, no puedo decir nada, que nosotros también tenemos rey. ¿Se rendirá La Tierra? ¿Se rendirá Hulk?

Tal vez los soldaditos se rindan ante una amenaza superior pero Hulk ¡jamás!
Y Gafotas hará un cañón que enviará de vuelta a su planeta a la flota extraterrestre de los hombres sapo. Rick Jones está siempre a su lado para cuidarle y controlarle pues Hulk cada día está peor y pasado de rosca.


Pero en la siguiente aventura Hulk tendrá que enfrentarse al Señor de la pista, un tipo feísimo que puede controlar la mente de la gente, ¡si la tuviera! ¿Tú la tienes? Haztelo mirar.

Hulk es capturado y hecho prisionero por los malvados del circo pero Rick con la ayuda de Los Hombres de Negro consigue despertar a La Masa y este titán tira el tinglado abajo en segundos. Esos señores son del F.B.I. y los niños no debemos tenerles miedo, nos protegen de los extraterrestres.

Y Rick aún hará algo más por su amigo El Gafotas: conseguir que cuando se convierta en La Masa siga manteniendo la mente del prodigioso doctor e ingeniero Bruce Banner. Ya nada podrá pararle.

Si ya había vencido a los enemigos del espacio exterior ahora le tocará luchar contra el tirano interior, Tyrannus vive bajo tierra y tiene bajo su poder a una legión de hombrecillos grises que le construyen increíbles armas con las cuales dominará el planeta, ¿cómo pararle?, ¿cómo parar a un tirano? Ahora que lo pienso: esos hombrecillos grises eran clavados a mis compañeros de clase. ¿Qué hará Hulk?

Pues derrumbando el tinglado que tiene montado, y eso es lo que termina haciendo La Masa pues, recuérdalo, ¡no hay nada que no pueda hacer! Será mejor que le teman a que le desprecien, y aquí terminó la serie de La Masa; no obstante poco tiempo después volvería a aparecer para dar nacimiento a Los Vengadores. Todo comenzó con La Masa Verde y todo terminará con él. ¿O no?
Hasta el próximo domingo con mis cómics de la infancia.

viernes, 22 de abril de 2016

Mis queridos vinilos: La muerte tenía un precio, de Ennio Morricone.

Si hay un disco por el cual hay gente que a punto estaría de matar puede que sea este: la banda sonora original de la película La muerte tenía un premio, del gran Ennio Morricone.

El disco acompaña este famoso tema con otros tres: Rindiendo cuentas, Poker de ases y El vicio de matar. Ennio Morricone dirige su orquesta y el grupo Cantori Moderni de Alessandroni. N. Culasso hace el solo de trompeta.



En este vídeo podéis escuchar La muerte tenía un precio.



Y no os perdáis El vicio de matar. Clint Eastwood estuvo bien en aquella película.

viernes, 15 de abril de 2016

Mis queridos vinilos: Ray Conniff, Besame mucho.

Entre mis viejos vinilos supongo que no podía faltar uno de Ray Conniff, este hombre vendió millones con sus melosas canciones y el que esto escribe confiesa para su ignominia eterna que aprendió a bailar escuchando esta música; te acercabas a una niña y le decías: ¿bailas?
Alguna decía que sí, no vaya usted a creer cosas raras, y después intentábamos imitar lo que hacían nuestros papás (Y también nos íbamos a rincones oscuros)



La orquesta y coros de Ray Conniff interpretando Bésame mucho, ¿quién se podía resistir a su embrujo inigualable?

Extraño en el Paraíso, Brasil y Una de esas cosas simplemente son los tres temas que Ray Conniff incluyó en este disco CBS del año 1966.



Cuando volvíamos de los rincones oscuros a mi me gustaba que sonara esta canción, ¿por qué cree usted? ¡fabuloso! Fue fabuloso.
Que pasen un buen fin de semana, me marcho al mar, las olas me llaman.



miércoles, 13 de abril de 2016

Mis queridos vinilos: Alfredo Kraus

Entre mis viejos vinilos hay algunos que tienen un valor especial como éste que os muestro: Alfredo Kraus cantando Valencia. Don Alfredo fue uno de los mejores tenores del siglo pasado y su voz era tan portentosa y tan cuidada que podía cantar no solo opera sino también zarzuela y canciones populares españolas.

En este pequeño disco acompaña la interpretación de Valencia con Los gavilanes, Amapola y La pícara molinera. Un disco del año 1959 del sello Zafiro, Montilla.



En este vídeo podéis escuchar el portento de voz e interpretación de Alfredo Kraus cantando Valencia.

domingo, 10 de abril de 2016

Mis viejos comics: Secret Wars, La batalla final.

En el verano del 84 yo tuve que cambiar de vida y pasar de ser estudiante a trabajador; fue duro, pero al lado de lo que tenían que soportar mis héroes favoritos, ahora que lo pienso, no fue nada, ellos ¡estaban metidos en una guerra! Y además secreta. Recordemos cómo finalizó.

La semana pasada dejamos a Hulka en manos de los facinerosos que la golpeaban a muerte y sin compasión alguna, así pues el Capitán América sin esperar la ayuda de la Patrulla X lanza a su equipo para atacar la mansión del doctor Muerte y rescatarla. ¡Allá vamos!

 Muerte está más pa´allá que pa´ca y ni se entera de la invasión de su fortín super tecnológico, pero los hay que no duermen. Los malos siempre están al acecho y con la mosca detrás de la oreja. Mirar cómo reciben a Iron Man.

Hay fuertes combates con mucha destrucción pero mirar como se las gasta La Hechicera y qué fácil acaba con el poderoso Hulk; claro con ese tipazo no me extraña. Pero, ¿y con el Capitán América?


El Capitán va siempre con escudo a las fiestas, (lo que deberíais hacer todos, o con casco) y atrapa a la Hechicera Suprema. y al fin consiguen rescatar a Hulka, ¿conseguirán rescatarla también de las garras de la muerte?.


Mientras Reed Richards trabaja en ello Spiderman se hace un traje nuevo, nadie reparará en él cuando vaya a la discoteca, justo a tiempo para recibir la llamada del Profesor Xavier: Galactus está de comilona. Y lo suyo no son chuletones de buey.

Pero Galactus no es un villano cualquiera, derrota a la Patrulla X e invita a Reed Richards a su Nave Mundo, ¿qué secretillos se contarán los dos genios galácticos?

No importa, la guerra debe continuar o nos quedamos sin historia y lo peor de todo: ¡Galactus escapa!

Galactus ha regresado a su Nave Mundo para cargarse con todo su poder y así atacar al Todopoderoso pero, ¡ay, amigo! hay gente muy astuta en este juego. Gente que prefiere discurrir en vez de andar a puñetazos.

Doctor Muerte ha robado el poder inmenso del gran Galactus y ahora es un ser omnisciente y superpoderoso, ¿quien podrá pararle los pies ahora?

Mirarle bien, ¡...Es Muerte! Cómo ha crecido este hombre, ¿qué desayunará? Es que yo estoy ahora menguando. Cosas de la edad.


Tan solo El Hombre Molécula intenta oponerse a Muerte pero este le convence para que renuncie a las peleas y se quede con su pandilla de malosos y su chica de formas generosas.
¿Y los buenazos de superhéroes qué harán?


Bueno pues deciden en votación a mano alzada alzarse contra el poder del Doctor Muerte y, claro, les cae la del pulpo; que al parecer suena así: !Shrakkkkt!
¡Uff! A estos no les vuelvo a ver por la discoteca; lo siento por Spiderwoman, que presentaba maneras de ser buena bailarina.

¡Ay, Señor, adiós, adiós! No volveré a ver a mis amigos de los trajes de colores ni a las chicas de piernas infinitas, ¡snif! Cuánto nos reímos bailando musica disco en aquellas noches locas de nuestra juventud.

Pero, ¿esto qué es? ¡Han revivido misteriosamente! Y volvemos a la batalla. Una guerra sin final, esto es un desmán.

Klaw, el Amo del Sonido, ha levantado una legión de monstruos espantosos pero, ¿podrá detener al Capitán América?
 Por supuesto que no, derrotará a Klaw y al propio Doctor Muerte; bien, ¿y ahora qué?


Reed Richards llevará de vuelta a la tierra a todos los superhéroes; bueno, a todos menos uno: Benjamín Grimm decide quedarse en ese planeta de retales, allí puede ser él mismo y no esa Cosa grimosa que tiene que estar constantemente repartiendo tortas. ¿Es el fin? Hulka ocupará su lugar en los Cuatro Fantásticos, pero, como que no es lo mismo, ¿no? Vosotros me comprendéis, ¡es una chica! Y además verde. Pero mirar qué bien le queda el traje de los Fantásticos.

Veinticinco años más tarde Marvel decidió hacer un homenaje a Secret Wars con un número especial que tituló What If en el cual son los hijos de los superhéroes los que pelearán y disfrutaran de una guerra sin final. Fue otro gran éxito de ventas.
La semana que viene, si me es posible, regresaré con Los Vengadores una vez de vuelta a este planeta y con los cambios que esta maravillosa aventura les dejó impresos.
Abur.

sábado, 9 de abril de 2016

Un nuevo vídeo con fractales.



Cuesta pensar que todas estas imágenes son simples triángulos girando y girando, pero es así como realicé cada una de ellas. Belleza fractal, así pues ahora vosotros salir a la calle y en cuanto podáis formar un triángulo, a ser posible muy amoroso y¡girar! ¡¡Girar!! Cuánta belleza derramareis a vuestro paso.

lunes, 4 de abril de 2016

150.000 llamadas en vuestra aldaba amiga-

Aldaba amiga ha superado las ciento cincuenta mil visitas: muchas gracias a todos vosotros, lo habéis conseguido. Cuando me sea posible subiré más cosas de mis aficiones o viajes, ahora estoy liado con nuevos cuentos para un libro que espero sacar antes del verano.
De nuevo, gracias.

domingo, 3 de abril de 2016

Mis viejos comics: Secret Wars, de Marvel.

A finales de 1983 la editorial Marvel llegó a un acuerdo con la juguetera Mattel para realizar una gran tirada mundial de juguetes con el aspecto de nuestros héroes favoritos. Para ello era necesario hacer un lanzamiento a nivel mundial de una serie de aventuras en las que participaran una serie de personajes que eran los más interesantes para la empresa juguetera. Y Tom DeFalco, editor en jefe, concibió la Secret Wars que ahora voy a repasar con unas cuantas láminas, eligió para ello a Jim Shooter escribirá los guiones, Mike Zeck y Bob Layton harán los dibujos, John Beatty pondrá la tinta y Christie Scheele llenará las páginas con brillantes colores.


Una serie de superhéroes, unos cuantos Vengadores, Spiderman, La Patrulla X, y Hulk son llevados una fantástica nave espacial y lanzados lejos de este planeta. ¿Y para qué? ¿A qué son?


Pues por la vieja causa de todas las desgracias: La Guerra. Aquí tenemos al grupo de superhéroes despistados y por su puesto Reed Richards comienza a discurrir e intentar informar a sus compañeros de aventuras. ¡Obvio!

Pero si los superhéroes han de pelear tendrán que hacerlo contra alguien, y aquí los tenemos: el gran Galactus encabezando un grupo de supervillanos malvados, malosos y execrables. Pero, ¡ah! creo que voy a morir, está ella, sí, la maravillosa e insuperable diosa asgardiana: ¡La Hechicera!
Perdido para la batalla quedé yo, babeante a sus pies y larguísima melena.

Pero Galactus es mucho Galactus y se va en búsqueda del verdadero enemigo despreciando a sus despreciables compañeros de viaje. ¿Lo conseguirá? Doctor Muerte se apunta a la batalla por si puede rastrillar algo.

Pero Galactus es derrotado y Doctor Muerte ve la jugada clara: nada de pelear, morirán todos y todo para la diversión de un ser desconocido. Pero, los demás supervillanos, ¿le harán caso?

No escuchan a Muerte y comienza la guerra, grandes peleas entre seres poderosos y ¡que mejor que peleas de chicas! Mi bella asgardiana se enfrenta a Hulka, ¿qué ocurrirá? Pues que Hulka le parte la cabeza al primer puñetazo, ¡oh! mi bella diosa, perdida tú perdido el interés.

Doctor Muerte, que siempre anda varios pasos por delante de los demás, ve la jugada clara y se saca de la manga dos cachorras impresionantes, muy ligeritas de ropa. ¿Se pueden vender esos muñequitos? Habrá ponerlas elegantes.

Y Thor, siempre Thor, también intuye que necesitará a todas las mujeres en pie así que consigue recuperar a la bella Encantadora, su cruel enemiga hechicera. Pues habrá peleas y más peleas en Secret Wars.


Después de muchas peleas los superhéroes van a parar a un poblado donde conocen a unos seres un poco extraños pero Antorcha rápidamente pilla la jugada y comienza a tirarle los tejos a la bella de ojos de víbora. ¿Qué ocurrirá?


Antorcha hace buenas migas con la muchacha de pelo blanco y consigue comunicarse telepáticamente para conseguir su ayuda sanadora.

En cambio los malosos siguen a su rollo de darse palos de continuo, y las dos chicas nuevas, Titania y Volcana reparten tortas a base de bien. ¡Veis como las vistieron elegantemente! Yo me pido dos como ellas para ir a buscar setas por el campo. Pues esta aventura se está volviendo aburrida a más no poder. Y si no pueden ser estas dos muchachas prodigiosas que sean Hulka y Hechicera que son lo más de lo más.

¡Pero esto qué es! Mi gozo en un pozo, ¿de dónde ha salido esa belleza prodigiosa?
No importa, ¡está cañón! dejemos todo y sigamos a Spiderwoman donde quiera que vaya, pues esta charada va a terminar mal.

Hulka intenta ganar la guerra por su cuenta y se lleva una paliza terrible. Incluso Doctor Muerte está hecho unos zorros y pasa ya de todo, nadie sabe cómo terminará la guerra pero permaneceremos expectantes ¡hasta la semana próxima! La semana que viene veremos en qué termina este desastre. Como todas las guerras, ¿no piensa usted igual?