viernes, 29 de enero de 2016

Un año de musica: Jan Dismas Zelenka: Hipocondrie, por Nikolaus Harnoncourt.

Continuando con los músicos contemporáneos de Vivaldi tengo la suerte de poseer un viejo disco de Jan Dismas Zelenka, uno de los músicos más originales y brillantes de la época barroca. Checo, de la región de Bohemia, emigró para darse a conocer a la ciudad de Dresde en 1719 donde conseguiría trabajo en la capilla de la corte del rey Augusto II de Polonia y allí permanecería hasta su muerte en 1745.
https://es.wikipedia.org/wiki/Jan_Dismas_Zelenka
?
¿Quién fue Zelenka? ¿Acaso un misterio? Se sabe que J. S. Bach le admiraba y le ponía por las nubes cada vez que lo nombraba, ¿qué tenía de especial este autor?
Tal vez esta obra, minúscula, de toda su larga composición musical, nos diga algo: Hipocondría. Millones de sonidos y armonías te asaltan en cuanto comienza a sonar en el reproductor, ¡musica de locos! ritmos tradicionales checos, armonías prácticamente irreproducibles, en una composición que bien podían tocar Bach y Telemann y sus amigos de taberna. Una increíble gozada musical. ¡Genial!
Curiosamente Zelenka fue rápidamente olvidado tras su muerte y su música guardada en los archivos reales, imposibles de copiar, pero fue un hijo de Bach, Wilhelm  Friedeman, uno de los intérpretes más famosos de su época, el que consiguió llegar hasta su obra y volver a interpretarla. Gracias a ello la generación de Mozart pudo conocer la música extraordinaria de este músico checo.



En este vídeo podéis escuchar esta obra, Hipocondría, en otra versión también excelente.

La versión que yo tengo es del sello TELDEC, una grabación de 1979 pasada a cd, con el gran Nikolaus Harnoncourt al frente del Concentus Musicus Wien. Se acompaña la Hipocondría a 7 de la Sonata Nº 2 y la Obertura a 7.



Por supuesto Zelenka compuso mucha música para el culto católico y aquí tenéis una pequeña muestra: un Magnificat.


Para los iletrados, Juan Sebastián Bach compuso música para el culto protestante pero no se le caían los anillos a la hora de alabar a un músico del culto católico. Lo que tiene el haber estudiado y haber dejado de ser un borrego que tan solo hace y dice lo que le han indicado, que estáis para mandaros al dentista, como el pobre hombre del cuadro. Un hipocondríaco.