domingo, 3 de abril de 2016

Mis viejos comics: Secret Wars, de Marvel.

A finales de 1983 la editorial Marvel llegó a un acuerdo con la juguetera Mattel para realizar una gran tirada mundial de juguetes con el aspecto de nuestros héroes favoritos. Para ello era necesario hacer un lanzamiento a nivel mundial de una serie de aventuras en las que participaran una serie de personajes que eran los más interesantes para la empresa juguetera. Y Tom DeFalco, editor en jefe, concibió la Secret Wars que ahora voy a repasar con unas cuantas láminas, eligió para ello a Jim Shooter escribirá los guiones, Mike Zeck y Bob Layton harán los dibujos, John Beatty pondrá la tinta y Christie Scheele llenará las páginas con brillantes colores.


Una serie de superhéroes, unos cuantos Vengadores, Spiderman, La Patrulla X, y Hulk son llevados una fantástica nave espacial y lanzados lejos de este planeta. ¿Y para qué? ¿A qué son?


Pues por la vieja causa de todas las desgracias: La Guerra. Aquí tenemos al grupo de superhéroes despistados y por su puesto Reed Richards comienza a discurrir e intentar informar a sus compañeros de aventuras. ¡Obvio!

Pero si los superhéroes han de pelear tendrán que hacerlo contra alguien, y aquí los tenemos: el gran Galactus encabezando un grupo de supervillanos malvados, malosos y execrables. Pero, ¡ah! creo que voy a morir, está ella, sí, la maravillosa e insuperable diosa asgardiana: ¡La Hechicera!
Perdido para la batalla quedé yo, babeante a sus pies y larguísima melena.

Pero Galactus es mucho Galactus y se va en búsqueda del verdadero enemigo despreciando a sus despreciables compañeros de viaje. ¿Lo conseguirá? Doctor Muerte se apunta a la batalla por si puede rastrillar algo.

Pero Galactus es derrotado y Doctor Muerte ve la jugada clara: nada de pelear, morirán todos y todo para la diversión de un ser desconocido. Pero, los demás supervillanos, ¿le harán caso?

No escuchan a Muerte y comienza la guerra, grandes peleas entre seres poderosos y ¡que mejor que peleas de chicas! Mi bella asgardiana se enfrenta a Hulka, ¿qué ocurrirá? Pues que Hulka le parte la cabeza al primer puñetazo, ¡oh! mi bella diosa, perdida tú perdido el interés.

Doctor Muerte, que siempre anda varios pasos por delante de los demás, ve la jugada clara y se saca de la manga dos cachorras impresionantes, muy ligeritas de ropa. ¿Se pueden vender esos muñequitos? Habrá ponerlas elegantes.

Y Thor, siempre Thor, también intuye que necesitará a todas las mujeres en pie así que consigue recuperar a la bella Encantadora, su cruel enemiga hechicera. Pues habrá peleas y más peleas en Secret Wars.


Después de muchas peleas los superhéroes van a parar a un poblado donde conocen a unos seres un poco extraños pero Antorcha rápidamente pilla la jugada y comienza a tirarle los tejos a la bella de ojos de víbora. ¿Qué ocurrirá?


Antorcha hace buenas migas con la muchacha de pelo blanco y consigue comunicarse telepáticamente para conseguir su ayuda sanadora.

En cambio los malosos siguen a su rollo de darse palos de continuo, y las dos chicas nuevas, Titania y Volcana reparten tortas a base de bien. ¡Veis como las vistieron elegantemente! Yo me pido dos como ellas para ir a buscar setas por el campo. Pues esta aventura se está volviendo aburrida a más no poder. Y si no pueden ser estas dos muchachas prodigiosas que sean Hulka y Hechicera que son lo más de lo más.

¡Pero esto qué es! Mi gozo en un pozo, ¿de dónde ha salido esa belleza prodigiosa?
No importa, ¡está cañón! dejemos todo y sigamos a Spiderwoman donde quiera que vaya, pues esta charada va a terminar mal.

Hulka intenta ganar la guerra por su cuenta y se lleva una paliza terrible. Incluso Doctor Muerte está hecho unos zorros y pasa ya de todo, nadie sabe cómo terminará la guerra pero permaneceremos expectantes ¡hasta la semana próxima! La semana que viene veremos en qué termina este desastre. Como todas las guerras, ¿no piensa usted igual?