domingo, 24 de abril de 2016

Mis viejos comics: Todo comenzó con Hulk

Revisando las entradas de blog dedicadas a mis viejos tebeos me di cuenta que ya andaba con cómics de 1985 y ¡vaya! pero si todo comenzó con La Masa, ¿dónde vas tan deprisa?, probablemente el primer cómic Marvel que leí; sí, al principio era gris pero por las mutaciones de los rayos gamma se volvió verde, o algo así. En Estados Unidos salió a la venta el primer número en mayo de 1962, en España Ediciones Vértice me parece que lo lanzó en 1969, y, bueno, ¿queréis saber cómo eran aquellos pequeños tebeos en blanco y negro?

Stan Lee ponía los bocadillos y Jack Kirby los monigotes, ¿por qué tuvieron tanto éxito unas cosas tan espantosas con unas historias tan manidas?

Veamos: tenemos al héroe, el prodigioso doctor Bruce Banner, la mente más brillante del planeta, Reed Richards y Doc Muerte todavía están en la universidad intentando ligar con Susan Storm, y es Gafotas, el mote que los chavales le pusimos, el tío más listo del mundo y los militares norteamericanos le han encargado la bomba G. ¿Qué pasará? La bomba G es mucho más potente que la H, eso ya lo sabíamos con diez años.

Si algo puede salir mal saldrá mal, Gafotas intenta salvar a un muchacho que se ha colado en el campo de pruebas atómicas y la explosión le alcanza. No muere pero en horas comienza a sentirse raro, y al llegar la noche se transforma en un monstruo enorme y terrible: La Masa.
Su vida a partir de entonces será un continuo huir de los militares y del general Trueno Ross.

Esto nos permitirá vivir una serie de apasionantes aventuras comenzando por su batalla contra los rojos manejados como títeres por La Gárgola. Será feo el tío y dice que es más listo que Gafotas, ¡no te lo crees ni tú!

Pero apenas ha conseguido librarse de los rojos aparecen los hombres sapo que con su avanzadisima ciencia magnética quieren apoderarse del planeta Tierra. Mira que es feo el rey sapo; en fin, no puedo decir nada, que nosotros también tenemos rey. ¿Se rendirá La Tierra? ¿Se rendirá Hulk?

Tal vez los soldaditos se rindan ante una amenaza superior pero Hulk ¡jamás!
Y Gafotas hará un cañón que enviará de vuelta a su planeta a la flota extraterrestre de los hombres sapo. Rick Jones está siempre a su lado para cuidarle y controlarle pues Hulk cada día está peor y pasado de rosca.


Pero en la siguiente aventura Hulk tendrá que enfrentarse al Señor de la pista, un tipo feísimo que puede controlar la mente de la gente, ¡si la tuviera! ¿Tú la tienes? Haztelo mirar.

Hulk es capturado y hecho prisionero por los malvados del circo pero Rick con la ayuda de Los Hombres de Negro consigue despertar a La Masa y este titán tira el tinglado abajo en segundos. Esos señores son del F.B.I. y los niños no debemos tenerles miedo, nos protegen de los extraterrestres.

Y Rick aún hará algo más por su amigo El Gafotas: conseguir que cuando se convierta en La Masa siga manteniendo la mente del prodigioso doctor e ingeniero Bruce Banner. Ya nada podrá pararle.

Si ya había vencido a los enemigos del espacio exterior ahora le tocará luchar contra el tirano interior, Tyrannus vive bajo tierra y tiene bajo su poder a una legión de hombrecillos grises que le construyen increíbles armas con las cuales dominará el planeta, ¿cómo pararle?, ¿cómo parar a un tirano? Ahora que lo pienso: esos hombrecillos grises eran clavados a mis compañeros de clase. ¿Qué hará Hulk?

Pues derrumbando el tinglado que tiene montado, y eso es lo que termina haciendo La Masa pues, recuérdalo, ¡no hay nada que no pueda hacer! Será mejor que le teman a que le desprecien, y aquí terminó la serie de La Masa; no obstante poco tiempo después volvería a aparecer para dar nacimiento a Los Vengadores. Todo comenzó con La Masa Verde y todo terminará con él. ¿O no?
Hasta el próximo domingo con mis cómics de la infancia.